Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

AIReF ve menos factible cumplir el objetivo de déficit este año ante la caída de la recaudación en Sociedades

Pide información a Hacienda sobre la recaudación en Sociedades y critica la inadecuada aplicación de la regla de gasto
La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) avisa de que una vez cerrado el primer trimestre del año, se ha reducido "ligeramente" la posibilidad de reducir el déficit público del 5% del PIB en 2015 al 3,6% en 2016, de acuerdo con la última revisión de las previsiones del Gobierno.
De fondo están las "tensiones" que se han observado entre enero y marzo en los ingresos por el Impuesto de Sociedades, que se han reducido en casi un 50%, por los cambios introducidos en el impuesto en la última reforma fiscal y especialmente por la caída de los pagos fraccionados.
En esta situación, fuentes de AIReF han indicado que esto no quiere decir que al final del año no se vayan a cumplir las previsiones de ingresos del Gobierno ya que, además, esta reducción en Sociedades podría verse compensada por un mejor comportamiento de otros impuestos.
No obstante, el organismo dirigido por José Luis Escrivá ha solicitado al Ministerio de Hacienda información sobre las "actuaciones" que se puedan desarrollar al respecto. "Tenemos incertidumbre sobre qué margen hay para hacer", indican.
Las mismas fuentes han indicado que estas previsiones no valoran el impacto de la inestabilidad política, entre otras cosas porque no se observan a priori efectos sobre la economía que lleven a "factualizarlos".
Con todo, AIReF considera que el objetivo de déficit de este año, que la UE ha elevado al 3,7% del PIB, sigue siendo "factible", más de lo que se preveía el pasado año a estas alturas, aunque todavía "exigente", siempre que el PIB crezca en torno al 3%. Esta cifra es superior al 2,7% que prevé el último cuadro macroeconómico, aunque el Ejecutivo en funciones calcula que el dato final de crecimiento estará más cerca de ese 3% cuando termine el año.
Además, AIReF explica que todo depende, entre otras cosas, de si el superávit de los ayuntamientos es suficiente para compensar la previsible desviación de la Seguridad Social y otra eventual en las comunidades autónomas.
Este análisis se incluye en la primera publicación del seguimiento trimestral que comenzará a ofrecer la AIReF sobre la posibilidad de cumplimiento de los objetivos de déficit de las administraciones públicas, una vez se vayan conociendo los datos trimestrales de Contabilidad Nacional de los distintos subsectores.
LAS CC.AA., EN EL ALAMBRE.
Para el Estado, el organismo considera que el objetivo de déficit del 1,8% del PIB para este año se mantiene también como "factible, pero exigente" tras el primer trimestre, puesto que se aprecian esas "tensiones" en los ingresos, sobre todo del Impuesto de Sociedades.
Por el lado de los gastos, AIReF indica que siguen disminuyendo su peso en el PIB, hasta un 20% en el primer trimestre del año, pese a que todavía no se ha instrumentado el acuerdo de no disponibilidad de gasto.
En el caso de las comunidades autónomas, AIReF entiende que el objetivo general del 0,7% "no es imposible, pero está muy ajustado", aunque matiza que unas comunidades autónomas seguramente estarán dentro de ese escenario, mientras que para otras será "imposible".
Así, hay comunidades autónomas, como Canarias, País Vasco, La Rioja o Galicia, que estarán por debajo del déficit del 0,7% del PIB porque su ejecución presupuestaria está siendo holgada. Sin embargo, AIReF cree que en términos agregados, este margen puede "no ser suficiente".
Otro problema, según AIReF, es que el Gobierno ha planificado de forma errónea la aplicación de la regla de gasto, puesto que este techo, de hasta el 1,8%, se aplica una vez consolidados los gastos no recurrentes de 2015, con lo que su posible efecto se diluye. De hecho, desde AIReF indican que una aplicación correcta de esta medida llevaría a reducir el déficit cuatro décimas más.
RELAJACIÓN DE ALGUNAS COMUNIDADES
Aún más, AIReF ha observado un efecto derivado de la modificación del objetivo de déficit de las comunidades desde el 0,3% del PIB al 0,7% y es que aquellas que se veían capaces de acercarse a esa marca, como Andalucía, que podría cerrar en el 0,4%, podría relajarse para acercarse al 0,7%.
Por el lado contrario, otras comunidades como Madrid o Castilla y León, que tenían una previsión de déficit al cierre de este año del 0,8%, están en camino de hacer un esfuerzo adicional para ajustar una décimas más hasta el 0,7%. Por otro lado, los datos que maneja AIReF sugieren que es "imposible" que comunidades como Murcia, Comunidad Valenciana, Cataluña o Aragón cumplan con el objetivo de déficit.
También en el caso de las comunidades, AIReF señala que este año aún podrían tener incidencia gastos no recurrentes como el destinado a sufragar la lucha contra la hepatitis C o la paga extra de los funcionarios. En este punto, ha lamentado la falta de transparencia sobre las operaciones no recurrentes relacionadas con las empresas
LA SEGURIDAD SOCIAL NO CUMPLIRÁ.
Más claro es para el organismo el previsible incumplimiento de la Seguridad Social, cuyo objetivo de déficit para este año es del 1,1%. AIReF explica que los ingresos muestran una tendencia de reducción, fundamentalmente por la menor transferencia del Estado al Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), situándose en torno al 13% del PIB.
Además, es previsible que, a medida que se va reduciendo la cuantía del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, irá cayendo el ingreso de intereses de lo invertido en deuda, hasta un 33%. Por su parte, las cotizaciones crecen a un ritmo anual del 1,9%, mientras que el gasto en pensiones crece un 2,9% respecto al primer trimestre de 2015.
Finalmente, el organismo que dirige José Luis Escrivá da por hecho que los ayuntamientos volverán a registrar superávit.