Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Abengoa pedirá a sus accionistas agilizar los plazos para convocar junta extraordinaria para aprobar el plan

En la junta general del 30 de junio informará sobre el estado de las negociaciones, aunque no se someterá a votación
Abengoa ha convocado junta general ordinaria de accionistas para el próximo 30 de junio, sin que en el orden de la misma figure someter a sus accionistas el plan de reestructuración financiera que negocia con sus acreedores, aunque sí que les pedirá el visto bueno para poder agilizar los plazos para convocar la junta extraordinaria en la que votar el plan.
En concreto, la compañía sólo incluye en su junta un punto de carácter puramente informativo en el que el presidente, Antonio Fornieles, actualizará el estado de las negociaciones en relación a la propuesta de reestructuración financiera, aunque no se someterá a votación, informó la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
No obstante, dentro de los puntos del orden del día, Abengoa incluye someter a sus accionistas la aprobación del plazo de 15 días para convocar la junta general extraordinaria, frente a los 30 días estipulados, lo que le permitiría agilizar los trámites para su convocatoria para la aprobación del plan.
El juez del Juzgado de lo Mercantil número dos de Sevilla concedió el pasado mes de abril una prórroga de siete meses, hasta el próximo 28 de octubre, en el proceso de negociación de la reestructuración financiera, esquivando así el concurso de acreedores.
Abengoa someterá también a sus accionistas el examen y aprobación de las cuentas correspondientes al ejercicio 2015, así como la fijación del número de consejeros en 11.
Además, se someterá a ratificación el nombramiento como consejero ejecutivo de Joaquín Fernández de Piérola Marín, actual consejero delegado de la compañía, las reelecciones de Ricardo Martínez Rico y Alicia Velarde como miembros del órgano rector, y la ratificación y nombramiento de Ana Abaurre Aya como representante en el consejo de Inayaba. Asimismo, la junta de accionistas de Abengoa votará la reelección como auditor de la compañía de Deloitte.
PRÓRROGA EN EL PROCESO DE NEGOCIACIÓN.
Abengoa logró el apoyo del 75,04% de los acreedores financieros para solicitar en el juzgado la homologación del contrato de 'standstill' o prórroga en el proceso de negociación de reestructuración financiera y evitar de esta forma que se declare el concurso.
La compañía debe ahora reunir una masa acreedora superior al 75% para lograr que prospere el acuerdo de reestructuración de sus cerca de 9.000 millones de euros de deuda, que ya cuenta con el apoyo expreso de importantes fondos de inversión y que dejará reducida al cinco por ciento la participación de los actuales accionistas.
Al margen de los actuales accionistas, que dispondrán de la opción de elevar su participación al 10% en la Nueva Abengoa, el acuerdo incluye además una inyección de entre 1.500 y 1.800 millones de euros en cinco años a la que se conoce como 'dinero nuevo' y cuyos partícipes tendrán acceso al 55% del capital.
En cuanto a los actuales acreedores de la compañía, tendrán un 30% en la Nueva Abengoa, después de sufrir una quita del 70%. En este grupo figura el grupo de los bancos implicados en las negociaciones, inicialmente conocido como G-7, además de los bonistas.