Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Air France desmiente que los pasajeros obesos tengan que pagar doble

La compañía aérea anunció este martes, a través de una portavoz que los pasajeros obesos deberían pagar el 75% del precio de un segundo asiento más el precio habitual por una plaza, por "razones de seguridad".
"Debemos estar seguros de que el respaldo pueda moverse libremente hacia adelante y hacia atrás, y que todos los pasajeros estén protegidos de modo adecuado con un cinturón de seguridad", agregó Monique Matze, la portavoz.
Ahora la misma compañía desmiente este punto y explica que ha lanzado una nueva propuesta, según la cual las personas obesas que voluntariamente hayan comprado una segunda plaza en categoría económica, podrán recuperar el dinero que les haya costado después del viaje, siempre y cuando el avión no fuera lleno.
Según el comunicado difundido por la aerolínea, es una iniciativa que se pondrá en marcha a partir del 1 de febrero.
La empresa recuerda en la misma nota que ya desde el año 2005 ofrece a los pasajeros "de gran corpulencia" la posibilidad de comprar un segundo billete, con un descuento del 25 por ciento, para que puedan viajar con la mayor comodidad posible.
Air France ha hecho esta precisión después de que varios medios de comunicación publicaran su intención de imponer la compra de dos plazas a los pasajeros obesos.
 
Aligeran el peso de los asientos
Además, la aerolínea ha anunciado que invertirá 20 millones de euros para aligerar en un 40% el peso de los asientos de los aviones para vuelos de corto recorrido.
Estas modificaciones afectarán a 37 aeronaves que efectúan vuelos domésticos, los cuales representan un 17% de la actividad de Air France.
La instalación de este nuevo mobiliario, que empezará el próximo día 30 e incrementará el espacio para los pasajeros, contribuirá al ahorro de 1.700 toneladas de queroseno al año y reducirá en 5.200 toneladas el consumo de CO2, según ha mantenido la compañía. EPF / BQM