Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almunia cree que la Unión Europea está "cerca del precipicio de una nueva recesión"

Joaquín AlmuniaReuters

El vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, cree que, "por desgracia", la Unión Europea está "cerca del precipicio de una nueva recesión". "Ojalá la evitemos, creo que hay conciencia de que es muy importante evitarla en la zona euro, pero nadie pone la mano en el fuego de que estemos fuera de riesgo", advierte.

En una entrevista concedida al diario 'El Correo', recogida por Europa Press, Almunia asegura que el Banco Central Europeo (BCE) es "el que más cosas está haciendo", aunque "quizá sí" que puede hacer más, pero "lo que pudiera hacer de más no va a resolver nuestros problemas".
A su entender, "son los gobiernos los que deben hacer reformas estructurales, ajustar sus cuentas públicas, controlar el endeudamiento y, sobre todo, coordinar sus actuaciones en la zona euro. Almunia no ve "lógico" que "cada uno mire al interior de su país, sin preocuparse ni ocuparse del interés común".
En ese sentido, afirma que "todos" los países europeos tienen responsabilidad e insiste en que "cada uno debe hacer lo que le corresponde, pero de forma coordinada" porque "no basta con decir al vecino lo que debe hacer, sino que hay que sentarse en la mesa diciendo a ver qué hacemos todos juntos".
TARJETAS 'BLACK'
Sobre el escándalo de las tarjetas 'black' de Caja Madrid, considera que "es injusto decir que eso se debe a la política" por entrar en las cajas de ahorro, y afirma que "esas actitudes tan rechazables hay que achacarlas a quienes las adoptan y no a la política".
Sobre las posibilidades electorales de Podemos, Almunia dice que "depende de ellos y, sobre todo, de los votantes", aunque, de momento, afirma, "lo que dicen no podrían hacerlo". Según advierte, en política "hay que tener claros los principios, los valores, los comportamientos y las propuestas, porque alguien que se dedica a la política sin preocuparse lo más mínimo de si lo que está diciendo se puede hacer es un político efímero que no merece el apoyo de los ciudadanos".
PRODUCTIVIDAD Y SALARIOS
Preguntado si productividad significa bajar aún más los salarios, Almunia asegura que "no". "Significa ser más eficiente, innovar más, utilizar las nuevas tecnologías, los recursos humanos". Asimismo, opina que cuando se reducen los puntos del paro en España, "no tenemos derecho a mirar para otro lado o tirar la casa por la ventana, porque una tasa del 23% es una cifra escandalosa".
"No es posible ofrecer a una generación de jóvenes la inestabilidad en el empleo como el único futuro que les espera", advierte, para destacar el contrato único es "una iniciativa defendida en el caso de España por más de cien economistas de lo más diverso y muchos de ellos brillantísimos", por lo que le sorprende que "no haya habido un debate a fondo sobre el asunto".
"EUSKADI Y CATALUÑA"
Por otro lado, Almunia afirma que Euskadi y Cataluña "no serán independientes" y señala que "ni siquiera España lo es". "Hablar de independencia a estas alturas es ignorar que el concepto de soberanía nacional es un concepto muy viejo, que no es válido en el siglo XXI", asegura.
Sobre el referéndum de Escocia, el vicepresidente de la Comisión Europea reconoce que, "al principio, incluso sorprendía la calma de los propios británicos, pero a partir del verano el nerviosismo subió". "Y subió mucho sobre todo en Reino Unido, aunque también en Europa y Bruselas. Era un nerviosismo en parte fruto de la sorpresa, de lo inesperado. Muchos no se imaginaban cuántas cosas estaban en riesgo", indica, para considerar que no había "un plan B" ante el sí escocés.
En relación a las críticas por su forma de gestionar el expediente de las 'vacaciones fiscales' vascas, Almunia mantiene que "hay que cumplir las normas y acatar las sentencias judiciales". "Aquello que 'se acata pero no se cumple' era del siglo XIX", advierte.