Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almunia afirma que el acuerdo favorece a los bancos y no afectará a la financiación de la economía real

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha asegurado que el acuerdo sobre el nuevo ratio de capital alcanzado en la pasada Cumbre europea va "a favor de los bancos" y no afectará a la financiación de la economía real. A su juicio, este pacto permitirá restablecer la confianza en los mercados y ha indicado que España no ha perdido ninguna "batalla", sino que "han ganado todos".
Almunia ha realizado estas manifestaciones en el transcurso del Congreso de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), donde ha ofrecido una conferencia y ha analizado la Cumbre europea del pasado miércoles, en la que, a su entender, se ha alcanzado un paquete de acuerdos "global y ambicioso", que supone un "punto de inflexión" y reduce "incertidumbres", pero ha indicado que no es un punto "de equilibrio estable y final".
En relación al acuerdo del ratio de capital, cree que esta medida no va en contra de los bancos, sino "a favor" de estas entidades y cree que va a ayudar a restablecer la "confianza en los mercados" en el sistema bancario europeo y que la exigencia de mayor capital no va a afectar a la financiación de la economía real.
En este sentido, ha afirmado que no entiende "la consistencia" de las críticas de algunas entidades financieras españolas cuando, a su vez, están diciendo que van a poder cumplir los acuerdos.
Por otra parte, ha indicado que el problema de Grecia no está resuelto y cree que "tardará años", pero ha asegurado que se ha dado "un paso adelante". Asimismo, ha defendido que hay que poner "más soberanías en común" y limitar la soberanía nacional a cambio de tener más opciones de adoptar decisiones comunes en la UE.