Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almunia prevé que la crisis económica durará de uno a dos años

Las previsiones del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea. Vídeo.: ATLAS.telecinco.es
El que la crisis sea muy profunda no significa que no vaya a ver un día el final. Estoy seguro de que lo veremos y no en un plazo de cinco o seis años, yo creo que lo vamos a ver en un plazo de uno a dos años. Van a cambiar las cosas para mejor y podrán verse oportunidades de inversión", ha subrayado Almunia. 
En ese sentido, el comisario ha recordado que ya hay sectores con muy buenas expectativas, como las energías renovables. "Estoy convencido de que lo verde va a ser el sector que nos saque de la crisis con mayor fuerza y capacidad de futuro", ha asegurado Almunia.
El comisario ha recordado además que la crisis está "golpeando" a todos los países, debido al grado de interdependencia de las economías, por lo que ha insistido en la necesidad de "remar todos en la misma dirección", pero evitando el proteccionismo. "O salimos todos o seguiremos todos en crisis (...) Los proteccionismos, los egoísmos nacionales son una rémora del pasado y hay que mirar hacia el futuro", ha resaltado.
"El crédito se ha parado"
El comisario europeo ha destacado que "el crédito se ha parado en España, en el resto de Europa y en el mundo en general". "Es verdad que los que tienen que dar crédito son los bancos, pero si no tienen un balance solvente y no tienen una cuenta de resultados positiva no van a prestar dinero", ha comentado.
En este sentido, Almunia ha abogado por lograr la conjunción de una banca saneada y una utilización de sus recursos "como servicio público que son", aunque ha rechazado que la solución sea que el Estado se quede con las entidades.
A su juicio, la solución es que los bancos "tengan confianza en lo que tienen sus colegas en el balance", lo que implica saber cuáles son los activos degradados que tienen que salir del balance de las entidades y a qué precio.
El endeudamiento "no se debe convertir en una enfermedad crónica"