Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp) Báñez insta a las empresas a hacer política social con cargo a sus beneficios y no a la Seguridad Social

Saca a colación que la Seguridad Social ha admitido un 11,4% más de aplazamientos en 2013, por importe de 2.200 millones
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, cree que la política social de las empresas españolas debe ir con cargo a sus beneficios empresariales, y no al sistema de protección de la Seguridad Social, respondiendo así a las críticas de la patronal CEOE a la decisión del Gobierno de hacer que las retribuciones en especie también coticen.
En declaraciones a los medios antes de comparecer ante la Comisión de Empleo del Congreso y posteriormente durante su intervención, Báñez ha defendido que lo "razonable" es que las empresas y los trabajadores "negocien condiciones salariales mejores para todos" en búsqueda de una "mejor protección social" de los trabajadores.
Y eso se consigue si todo el salario --dinerario y en especie-- cotiza a la Seguridad Social, y si las empresas "hacen su política social con cargo a los beneficios empresariales, y no con cargo al sistema de protección social", ha recalcado, pidiendo "un poquito de responsabilidad de todos".
MEJOR PARA QUIENES MENOS GANAN.
De hecho, la ministra cree que "nadie entendería" que precisamente cuando comienza la recuperación económica las empresas que tienen política social (como cheques bebé, ayudas al transporte o aportaciones a planes de pensiones, por ejemplo), quiten esa retribución en especie "en función de si cotizan o no a la Seguridad Social".
"Si un cheque guardería es bueno para la conciliación en una empresa, lo será porque es bueno para la conciliación, no porque no cotice a la Seguridad Social. Y lo que tampoco entendería nadie es que, por ejemplo, la aportación a un plan de pensiones, que es buena en sí para los derechos futuros, no lo sea porque cotiza", ha insistido.
En el mismo sentido, ha rechazado que los empresarios aleguen que "las decisiones del Gobierno son las que les van a llevar a destruir empleo" porque "eso no es así". "Yo respeto mucho las decisiones empresariales pero también entiendan que el Gobierno debe mirar siempre el interés general", ha insistido.
A renglón seguido, la titular de Empleo también ha precisado que en el decreto ley se mantiene la exclusión de las cotizaciones de "las dietas de transporte y manutención", que "perfectamente pueden ser en tickets restaurante". "No hagamos demagogia con estas cosas, porque creamos una alarma injustificada y que no piensa en el interés general", ha reclamado.
Además, Báñez ha recordado que la medida no supone un incremento de los tipos sino una "ampliación de las bases de cotización a elementos excluidos del salario" y que, según ha asegurado, estaba llevando a "un determinado modelo de políticas retributivas en las que se estaba eludiendo del sistema" una importante parte del salario. "Hay trabajadores que no cotizan a la Seguridad Social por el 30% de su salario", ha añadido.
Más aún, la ministra de Empleo ha aprovechado para recordar el "esfuerzo" que la Seguridad Social realizada "cada día" en favor de los empresarios españoles a través del aplazamiento del pago de cuotas. En este punto, ha enfatizado que en 2013 se concedieron 116.383 aplazamientos, un 11,49% más que en 2012, por importe de 2.200 millones de euros.
EN BENEFICIO DE LOS TRABAJADORES.
Además, Báñez ha defendido que esta medida, incluida en un decreto ley que el Gobierno aprobó a finales de diciembre y que será convalidado en el Congreso la próxima semana, beneficiará "a todos los trabajadores, sobre todo a los que tienen salarios medios y bajos".
"El empleado siempre gana cuando se cotiza por todas las retribuciones que recibe", ha insistido la titular de Empleo, poniendo como ejemplo que en un salario de 1.050 euros mensuales, donde 50 euros se reciben en especie sin cotización, supone una diferencia del 5% tanto en la prestación por incapacidad temporal o desempleo, como en las futuras pensiones.
Báñez también ha recordado que la obligación del Gobierno es pensar "en el interés general, que es fundamentalmente que los trabajadores tengan mejor protección social", así como garantizar la "sostenibilidad y el mejor mantenimiento para el futuro" de la Seguridad Social.
Y este decreto, ha dicho, supone "apostar por la transparencia", ya que todas las empresas estarán obligadas a "registrar" todos los conceptos por los que se cotiza, lo que garantizará también una "mayor competencia" entre las empresas. Asimismo, con el cambio normativo se mejora la "equidad y el apoyo a los trabajadores, especialmente a los que tienen salarios medios y bajos, porque a mayor cotización tendrán mayor protección social en forma hoy de prestaciones como la de incapacidad temporal o desempleo, si tuvieran que utilizarse, y mañana con mayores pensiones".
LOS BENEFICIOS DE LA MODERACIÓN SALARIAL.
Por otra parte, la ministra ha subrayado una vez más que este nuevo año comienza con una previsión de que "el inicio del crecimiento se traduzca, por primera vez desde el inicio de la crisis, en creación de empleo en el país, lo cual es una noticia esperanzadora para muchos españoles".
"El mercado de trabajo en España presenta mayor estabilidad, que es lo que todos queremos. Seguimos preocupados y ocupados porque todavía hay muchos españoles que no tienen oportunidades, y trabajamos cada día incansablemente para que encuentren esa oportunidad. Juntos vamos a trabajar por el principal problema del país, que es el empleo, con el paro juvenil como absoluta prioridad. Trabajando por el empleo, pero también más esperanzados porque el año comienza de forma muy diferente a los dos años anteriores", ha zanjado.
Tras este mensaje, la ministra de Empleo ha aprovechado para defender la importancia que ha tenido la moderación salarial, impulsada por el pacto de rentas de los agentes sociales y por las reformas del Gobierno, en la ganancia de competitividad y en el freno del desempleo, y ha llegado a poner en valor los "efectos beneficios para el bienestar de todos" que está teniendo esta devaluación.
En este sentido, ha justificado también la congelación del salario mínimo interprofesional (SMI) para 2014, y ha asegurado que el Gobierno ha tenido en cuenta elementos como el IPC, la productividad media o la situación económica de España, de acuerdo con el Estatuto de los Trabajadores.
Para finalizar, Báñez ha reiterado que "hay claros síntomas de estabilización del empleo" y que las medidas del Gobierno van en la dirección adecuada. Y ante las críticas de la oposición, que la han tachado de complaciente, Báñez ha sido contundente: "He dicho la verdad, con realismo y sin florituras". "Alegrarnos de que avanzamos en la salida de la crisis no es ser complacientes", ha sentenciado.