Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Empresas de la limpieza reclaman un precio mínimo en contratos públicos para evitar prácticas ilegales

La Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (Aspel) ha pedido este martes que se modifique la actual legislación en materia de contratación pública para fijar un precio mínimo de salida en las licitaciones de servicios y evitar así prácticas ilegales por parte de las empresas que no están lo suficientemente preparadas para su prestación.
Así lo ha trasladado su presidente, Juan Díez de los Ríos, durante la presentación de un 'Estudio sobre la situación actual de los procedimientos del Servicio e Limpieza en España', que lleva como antetítulo 'La dictadura del precio' y que ha sido elaborado por Deloitte.
El estudio pone de manifiesto que, en la práctica, los procedimientos acaban por convertirse en "subastas encubiertas", utilizando como único criterio de selección aquella oferta que presente el precio más bajo.
Las empresas de limpieza piden por ello fijar previamente un precio de salida mínimo que soporte los costes de personal, sobrepasado el cual, las entidades concursantes puedan competir. Asimismo, exige que se endurezca la normativa para excluir directamente de los concursos públicos a aquellas empresas cuyos precios no soporten este coste de personal, así como los demás costes necesarios para la prestación del servicio, como los materiales consumibles.
"Debido a la alta representatividad de la mano de obra en el sector, una bajada en los precios se traduce en una progresiva pérdida de puestos de trabajo y en una notable disminución de la calidad del servicio", añade Aspel.
La asociación señala también que esta "precarización" lleva asociadas otras consecuencias negativas para el sector como el deterioro de las infraestructuras u operar bajo estándares de limpieza no óptimos para la salud laboral.
Por otro lado, el informe apunta la conveniencia de adjudicar los contratos de limpieza desde el punto de vista de los resultados, con un enfoque en el que se prime la calidad y sostenibilidad del servicio, y no hacerlo a partir del 'enfoque horas', que caracteriza aquellos encargos en los que se asigna un precio por hora, estipulando de antemano el número de horas de trabajo.