Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Indra gana un 18% más en los nueve primeros meses, hasta los 78 millones de euros

La compañía destaca la mejora en el negocio del mercado español en el tercer trimestre
Indra obtuvo un beneficio neto de 78 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa un aumento del 18% con respecto al mismo periodo al año anterior gracias a menores gastos extraordinarios, según ha informado este jueves la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En los nueve primeros meses del año, las ventas del grupo tecnológico alcanzaron los 2.086 millones de euros, un 2% menos respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que la cifra de contratación ascendió a 2.126 millones de euros, lo que supone un descenso del 2% en términos reportados.
La firma presidida por Javier Monzón ha explicado que en moneda local tanto la cifra de ventas como la contratación habrían mejorado un 3% respecto a los nueve primeros meses de 2013.
Además, a cierre de septiembre la cartera de pedidos del grupo ascendía a 3.436 millones de euros, lo que supone un 2% más en moneda local y sin cambios en términos reportados. Este volumen de pedidos representa 1,2 veces las ventas de los últimos 12 meses.
Por su parte, el beneficio operativo (Ebit) alcanzó los 140 millones de euros, sin variación respecto al mismo periodo del pasado año, situando el margen Ebit en el 6,7% frente al 6,6% de los nueve primeros meses del ejercicio anterior.
La compañía cerró los nueve primeros meses del año con un flujo de caja libre negativo de cinco millones, debido al impacto negativo de 24 millones de euros generado por la desinversión de la rama de actividad de gestión avanzada de documentación digital.
MEJOR COMPORTAMIENTO EN ESPAÑA
El grupo español ha destacado que la evolución de la actividad de Indra en los nueve primeros meses de 2014 se ha visto influida por el inicio de la recuperación del negocio en el mercado español, así como por la "buena" evolución de la región Asia, Oriente Medio y África (AMEA), que crece un 13% en moneda local.
Asimismo, la firma ha reconocido que su actividad se ha visto afectada por la desfavorable evolución del entorno macroeconómico en Latinoamérica, sobre todo en Brasil, que ha implicado que continúe la ralentización en el ritmo de crecimiento en la zona.
En concreto, por áreas geográficas, las ventas en España, que representan un 38% del total, cayeron un 6% hasta septiembre, si bien crecieron un 2% en el tercer trimestre y se espera para los últimos tres meses del año una evolución positiva.
Por su parte, las ventas en Latinoamérica, con un peso del 28% del total, descendieron un 5% en términos reportados, mientras que en Europa y Norteamérica y en la región de AMEA, con un 21% y un 13% del total de las ventas, la cifra de negocio mejoró un 6% y un 11%, respectivamente.
NO SE RECUPERAN RETRASOS CON LAS AAPP
Indra ha indicado que prevé que la mejora del capital circulante neto se concentre al final del ejercicio. En este sentido, la firma ha enfatizado que durante el tercer trimestre no se han recuperado los retrasos que las Administraciones Públicas regionales españolas empezaron a acumular "nuevamente" tras la regularización de saldos pendientes que tuvo lugar en el primer trimestre.
En cuanto a las previsiones para el cierre de 2014, la positiva evolución de las ventas en España durante el tercer trimestre permite anticipar un buen comportamiento para la ultima parte del año. La firma ha apostillado no obstante que, si bien este inicio de la recuperación no impedirá que en el conjunto del ejercicio se muestre un moderado descenso de las ventas, esta caída se producirá a un ritmo "muy inferior" al experimentado en los años anteriores.
"Aunque empieza a haber algunos signos de dinamización de la demanda, si bien no generalizados, no se está apreciando a una mejora de la situación competitiva y por tanto de los márgenes", ha señalado la firma.
Por su parte, en Latinoamérica, el grupo ha señalado que la evolución de la actividad de los próximos meses estará condicionada por el ritmo de ralentización de las tasas de crecimiento de la región aunque ha añadido que el ritmo de ejecución de la cartera y la contratación lograda apuntan a un crecimiento significativo de las ventas en moneda local en el cuarto trimestre.