Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Indra pierde 641,2 millones en 2015 por provisiones, pero mejora márgenes en el cuarto trimestre

Indra registró unas pérdidas netas de 641,2 millones de euros en 2015, lo que supone casi siete veces más que los 91,9 millones de euros que perdió en 2014, como consecuencia de provisiones, deterioros y efectos no recurrentes, informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La compañía explica que los efectos no recurrentes en el conjunto de 2015 ascienden a 718 millones de euros, de los que 321 millones corresponden a Brasil, debido principalmente a un número reducido de proyectos problemáticos.
Indra destaca que su negocio en Brasil se desarrolla en un contexto de notable empeoramiento macro del país, deterioro de los plazos de pago de la Administración Pública, restricción presupuestaria de los clientes públicos y endurecimiento de las exigentes condiciones locales de aceptación de los hitos de los proyectos.
En el cuarto trimestre del año, la multinacional logró reducir sus pérdidas netas un 52,8%, desde los 170,4 millones de euros de 2014 hasta los 80,4 millones de euros.
Asimismo, la multinacional destaca que la deuda neta se redujo un 16% en el cuarto trimestre, hasta los 700 millones de euros, desde los 837 millones de septiembre de 2015. Además, excluyendo los costes de reestructuración de plantilla, la deuda habría sido de 622 millones, inferior a la registrada a cierre de 2014.
IMPACTO DEL AJUSTE LABORAL.
Por su parte, el flujo libre de caja superó los 137 millones de euros en el cuarto trimestre, gracias a la mejora de la rentabilidad y a la gestión activa del circulante, aunque excluyendo el impacto de los planes de ajuste de plantilla habría sido de 197 millones.
En el conjunto de 2015, el flujo libre de caja generado arrojó un resultado negativo de 50 millones de euros. Sin embargo, excluyendo el impacto de la reestucturación de personal habría registrado un dato positivo de 28 millones de euros.
En esta línea, Indra destaca que los márgenes de la compañía mejoraron en el cuarto trimestre de 2015, en parte debido a la contribución positiva de los planes de eficiencia puestos en marcha.
En concreto, el margen EBIT recurrente continuó creciendo hasta el 6,0% en el cuarto trimestre, frente al 3,5% del tercero y del 5,7% del tercer trimestre de 2014, colocando el margen EBIT recurrente de 2015 en el 1,6%.
De esta manera, el EBIT recurrente se situó en el conjunto de 2015 en los 45,2 millones, un 78% menos que en 2014, mientras que en el cuarto trimestre se redujo sólo un 3%, hasta los 46,6 millones de euros.
VENTAS DE 2015.
Las ventas del grupo tecnológico alcanzaron los 2.850 millones de euros en el ejercicio, lo que supone un 3% menos que los 2.938 millones de euros de 2014 y un 2% menos en moneda local. Sin embargo, sin tener en cuenta la estacionalidad del negocio de Elecciones, las ventas en 2015 habrían estado en niveles prácticamente similares a los del año anterior (-1%).
Por zonas geográficas, las ventas subieron en el conjunto del año un 7% en moneda local en España, pero bajaron un 3% en Latinoamérica. un 9% en Europa y Norteamérica y un 13% en Asia, Oriente Medio y África.
En el cuarto trimestre la caída de las ventas se ha acelerado (-6% en moneda local y -8% reportado) debido básicamente al peor comportamiento de los verticales de tecnologías de la información (TI), especialmente en Latinoamérica y España, como consecuencia de una política más selectiva en la contratación.
En esta línea, explica contratación se ralentizó en 2015 por la aplicación de una política más selectiva, la situación de Brasil y retrasos en geografías dependientes del petróleo. En concreto, se redujo un 12% en el conjunto del año, hasta los 2.651 millones de euros.