Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp.) Marín Quemada destaca que la CNMC quiere modernizar el sector del transporte "sin fobias y sin filias"

El presidente de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, ha defendido que las nuevas formas de transporte alternativas al taxi son "absolutamente normales", y avanzó la intención de la institución de trasladar esta modernización de la economía al sector "sin fobias y sin filias".
Durante la presentación del Balance de la CNMC de 2015, Marín Quemada aseguró que entiende la historia del sector del taxi, pero incide en que tiene una regulación "excesiva" y es necesario que adapte a los "nuevos tiempos".
En este sentido, incidió en que estamos en 2016, año en el que en muchas ciudades de Europa se pueden usar formulas alternativas de transporte, algo "normal" dado que también se pueden comprar libros o hacer reservas mediante un sistema informático.
Marín Quemada agregó que esa normalidad es la que quiere traer la CNMC al sector del taxi español, "con la naturalidad de la modernización de nuestra economía, sin fobias y sin filias a ninguna actividad y ningún sector".
Respecto a la economía colaborativa, se mostró criticó con algunas regulaciones "raras" adoptadas por algunas comunidades autónomas de mano de los lobbys, algo frecuente, por ejemplo, en la normativa sobre las reservas de alojamientos turísticas de varias autonomías.
En este sentido, el presidente de la CNMC recalcó que la economía colaborativa por su naturaleza es algo de ámbito nacional que está poniendo encima de la mesa nuevos desafíos y la necesidad de encontrar respuestas a los mismos.
Con este fin, recordó que la CNMC tiene previsto publicar en las próximas semanas un informe que oriente a todos los agentes empresariales, consumidores y otras agencias sobre cómo poder dar una respuesta "lo más global y coordinada posible" a una cuestión nueva que está introduciendo nuevos hábitos de consumo "completamente distintos" y que tiene "vocación de quedarse para siempre".
Por ello, defendió que para regular este tipo de actividades es necesaria "amplitud de mente" y adecuarlo a la realidad, algo que la institución a veces ha echado en falta en algunas de las regulaciones autonómicas.