Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp2) BBVA eleva al 1,3% el crecimiento para 2014 y al 2,3% el de 2015 y prevé la creación de 675.000 empleos

Prevé una mejora del crédito en alrededor de 50.000 millones a medio plazo y ve un empeoramiento del sector exterior, que restará una décima al crecimiento este año
BBVA Research, el Servicio de Estudios de la entidad bancaria, ha elevado hasta el 1,3% su previsión de crecimiento de la economía española en 2014 y hasta el 2,3% la de 2015, dos y cuatro décimas, respectivamente, por encima de la estimación anterior, debido a los cambios en la política económica y por el mayor tirón de la demanda interna que adelanta su recuperación.
Fuentes de la entidad consultadas por Europa Press estiman que la creación neta de empleo en 2014 y 2105 superará los 675.000 puestos de trabajo, por encima de los 500.000 empleos que figuran en su último informe de 'Situación España'.
En dicho informe, la entidad financiera indica, además, que el ritmo de expansión de la economía mundial augura un crecimiento "todavía robusto" de las exportaciones, aunque el sesgo del crecimiento hacia la demanda interna supondrá una mayor expansión de las importaciones, que lastrará la aportación de la demanda externa neta al PIB.
En concreto, revisa al alza, hasta el 1,4%, la contribución de la demanda interna al PIB este año y hasta el 2,2% en 2015, pero rebaja la demanda externa neta, hasta el -0,1% en 2014 y el 0,2% en 2015, por la mejora de las importaciones y la pérdida de impulso de las exportaciones.
De cara al crecimiento del PIB del tercer trimestre, indica que el aumento será similar al registrado en el segundo trimestre (+0,6%), lo que en términos de tasa anualizada, la economía se estaría acercando ya al 2,5%, de manera que la recuperación adquiere una velocidad que ayuda a una "más rápida absorción" de los desequilibrios.
En línea con la mejora de la actividad, BBVA también ha mejorado las perspectivas de recuperación del mercado de trabajo. Así, en 2014 espera un crecimiento del número de ocupados del 1% y una reducción de la tasa de paro de 1,6 puntos, hasta el 24,5%. En 2015, la creación de empleo se acelerará hasta el 2,1%, pero la reducción de la tasa de paro será similar a la prevista este año, hasta el 23,1%, dada la evolución menos desfavorable de la población activa.
Gracias a esta mejora del mercado laboral, la entidad financiera indica que la creación de empleo en 2014 y 2015 podría alcanzar los 675.000 empleos, si bien afirma que los desequilibrios del mercado de trabajo demandan más reformas en este sentido.
EL CRÉDITO MEJORARÁ EN ALREDEDOR DE 50.000 MILLONES.
BBVA Research apunta, por otro lado, que las políticas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) deberían facilitar la reducción de los tipos de interés que pagan familias y empresas, así como incrementar el crédito, sobre todo a partir del próximo año. De acuerdo con sus estimaciones, esta política de la autoridad monetaria europea podría incrementar el nivel de crédito de la economía española en alrededor de 50.000 millones de euros a medio plazo.
Además, afirma que la política fiscal en 2015 también será algo menos contractiva que la que se esperaba, sobre todo, porque el Gobierno ha aprobado una reforma impositiva que incluye una disminución de la carga sobre familias y empresas. Así, prevé que el cumplimiento del déficit este año y el mayor dinamismo de la actividad permitan absorber una parte de la reducción de la carga impositiva de 2015, que a su vez incrementará el PIB de ese año entorno a dos décimas.
BBVA también apunta algunos riesgos a los que se enfrenta la economía española. En el ámbito internacional, apunta a la prolongación del estancamiento en algunas economías desarrolladas, junto a niveles de endeudamiento elevados, y a nivel doméstico, indica que el deterioro de la cuenta corriente es preocupante, dada la necesidad de continuar con el proceso de desapalancamiento respecto al resto del mundo.
De la misma manera, apunta que si bien la reforma fiscal introduce avances en distintos ámbitos, incluye medidas que pueden ralentizar la disminución del endeudamiento con el resto del mundo, y asegura que se podría haber avanzado más en algunos ámbitos, como la reducción de la carga impositiva directa frente a la indirecta, o en la búsqueda de la simplicidad y neutralidad del sistema impositivo.
Así, afirma que al no contemplar subidas impositivas que compensen la caída estructural esperada de la recaudación, el desendeudamiento de las administraciones públicas se retrasa y genera "incertidumbre", al tiempo que indica que, en términos de creación de empleo y crecimiento, sigue siendo necesaria una redistribución de la carga fiscal desde las cotizaciones sociales a la imposición indirecta.
REDUCIR COTIZACIONES SOCIALES.
"La alternativa de reducir las contribuciones empresariales a la Seguridad Social hubiera favorecido la creación de más empleo y la reducción de los costes laborales de los empleadores, lo que les permitiría absorber la subida de la imposición directa y mejoraría su competitividad respecto a sus competidores externos", subraya BBVA, que añade que hubiera sido más efectivo que la rebaja se hubiera concentrado en las cotizaciones en lugar del IRPF y el Impuesto de Sociedades.
La entidad financiera asegura que el déficit de 2014 se situará en torno al 5,5%, en línea con el objetivo del Gobierno, pero estima que en 2015 el déficit acabará el año en el 4,5%, tres décimas por encima del 4,2% estimado por el Ejecutivo, como consecuencia de la caída de los ingresos estructurales de las administraciones públicas por la rebaja fiscal.
No obstante, afirma que en la medida en que las reformas de las haciendas locales comience a generar los ahorros previstos por el Gobierno, podría observarse un mayor ajuste del gasto durante el último tramo de 2015, lo que situaría el déficit en torno al objetivo.
En cuanto a la evolución de la inflación, prevé el práctico estancamiento de los precios en 2014 (un 0,1% en promedio) y el crecimiento positivo y gradual a lo largo de 2015, hasta una media del 0,9% en el conjunto del año, como consecuencia de que la tasa de paro seguirá siendo elevada, a pesar de la mejora de la actividad y del empleo.
Por último, asegura que es indispensable continuar adoptando reformas ambiciosas que mejoren el funcionamiento de la economía, así como seguir con el proceso de consolidación fiscal, que debe ser "una de las prioridades más importantes del Gobierno". Así, valora la puesta en marcha del Sistema Nacional de Garantía Juvenil, sin embargo ve insuficientes los fondos destinados a este programa y destaca que las dificultades de inserción laboral inherentes al colectivo de jóvenes podrían limitar el alcance de dicho programa.