Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Amp2.) Guindos cifra en 2.600 millones el quebranto por operaciones irregulares en entidades rescatadas

El ministro clama que las prácticas irregulares deben desaparecer "de todos los ámbitos" de la sociedad
El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha cifrado en 2.600 millones de euros el quebranto económico producido por las 42 operaciones potencialmente irregulares analizadas en las entidades con ayudas públicas, según estimaciones preliminares del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a día de hoy.
En una comparecencia en la Comisión de Economía en el Congreso de los Diputados, el ministro ha garantizado que el FROB continúa analizando los informes 'forensic' sobre las entidades rescatadas con el fin de evitar "prácticas irregulares" del pasado.
"No podemos permitirnos casos como los sucedidos en el pasado. Las prácticas irregulares deben desaparecer de todos los ámbitos de la sociedad", ha sentenciado Guindos, quien ha concretado que estas operaciones son fundamentalmente crédito inmobiliario y que incluyen también el caso de las tarjetas 'B' de Caja Madrid.
El ministro ha recordado que el FROB está personado en 19 causas penales, las cuales se han iniciado en su mayoría. Además, ha desvelado que el grueso de las causas tiene que ver con supuestas irregularidades en la concesión y cancelación de préstamos que perjudicaron a las entidades y beneficiaron "en algunos casos" a los gestores.
Guindos ha defendido el procedimiento de análisis forense que han establecido tanto el FROB como las entidades nacionalizadas, puesto que persigue detectar operaciones irregulares y así zanjar determinadas prácticas sucedidas en el pasado.
El FROB ha remitido ya a la Fiscalía 23 operaciones irregulares que afectan a Catalunya Banc (CX) y Nova Caixa Galicia. En general, estas operaciones, que habrían ocasionado un quebranto económico estimado de 1.500 millones de euros, se refieren a crédito inmobiliario concedido, en su mayoría, entre 2005 y 2008.
En el turno de réplica, el ministro ha informado de que el FROB ha detectado una cartera de hipotecas individuales concedidas entre 2004 y 2007 por CX que ha degenerado en tasas de mora y refinanciaciones "muy superiores" a la media del sector en España.
RELAJACIÓN DE CRITERIOS EN HIPOTECAS DE CX.
Guindos ha concretado que se va a remitir a la Fiscalía esta cartera para analizar la supuesta relajación de criterios en la concesión de crédito, puesto que ha dado lugar a "pérdidas importantísimas".
"Se relajaron todos los sistemas de control", ha afirmado en declaraciones a los medios. En este sentido, ha recordado que la antigua caja catalana recibió ayudas públicas de 12.000 millones de euros, mayores en proporción a su tamaño a las percibidas por Bankia (22.000 millones).
El ministro ha garantizado que el organismo encabezado por Antonio Carrascosa sigue recibiendo y analizando diferentes informes 'forensic' sobre las entidades que han recibido ayudas públicas. "Por supuesto, los seguirá remitiendo a la Fiscalía siempre que haya indicios de comportamientos irregulares", ha indicado.
MÁS OPERACIONES A LA FISCALÍA.
Así pues, el titular de Economía ha avanzado que en la próxima junta rectora del FROB se remitirán a la Fiscalía más operaciones supuestamente irregulares en las entidades con ayudas públicas.
Guindos ha ofrecido colaboración "absoluta" con la Justicia para que prácticas "tan deleznables" como las que está detectando el FROB no vuelvan a repetirse en el futuro.
ENTRE 17.000 Y 18.000 MILLONES EN LA SEGUNDA SUBASTA DEL BCE.
Por otro lado, el ministro prevé que la banca española solicite entre 17.000 y 18.000 millones de euros en la segunda de las dos subastas condicionadas de liquidez a largo plazo que celebrará en este año, el denominado programa TLTRO.
La banca española pidió un total de 14.747 millones de euros en la primera de las dos subastas, una cifra que se correspondía con las peticiones realizadas por Banco Santander, BBVA, Caixabank, Banco Popular y Bankia, puesto que Banco Sabadell y Bankinter decidieron no acudir a esta primera cita.