Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Amper aumenta un 110% sus pérdidas el primer semestre, hasta los 9,1 millones

Amper registró unas pérdidas de 9,1 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone incrementar en un 110% los 'números rojos' de 4,35 millones contabilizados en el mismo periodo del pasado ejercicio, según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La cifra de negocios disminuyó un 3%, hasta 160,42 millones de euros. De la facturación total del grupo, un 79% corresponde al negocio internacional, frente al 53% que representaba en el mismo periodo de 2011.
Amper ha señalado que, gracias a su estrategia de diversificación geográfica y sectorial, búsqueda permanente de la eficiencia en costes y su apuesta firme por la innovación, ha podido contrarrestar la debilidad del mercado y la fuerte competencia generalizada y presentar unos resultados (Ebitda) "sensiblemente" mejores que los presupuestados. En concreto, sólo en el último trimestre la firma ha logrado un Ebitda de 7,6 millones de euros.
Amper ha indicado que, teniendo en cuenta que no se vislumbra "mejora alguna" en el entorno en que desarrolla sus operaciones, continuarán los esfuerzos en aumentar su eficiencia y adecuación de costes para paliar la "débil" evolución prevista del mercado.
Por esta razón, el consejo de administración está trabajando en la ejecución de un plan de ajuste y de incremento del negocio, principalmente en el área de Latinoamérica. Así, la compañía acometerá una serie de medidas temporales y otras de carácter estructural con el objetivo de reducir "significativamente" la deuda.
Amper ha adelantado, no obstante, que las perspectivas para la segunda mitad del año hacen estimar que en el conjunto de 2012 las ventas serán similares a las de 2011, aunque el Ebitda tendrá un crecimiento de dos dígitos gracias, fundamentalmente, a los esfuerzos en mejorar la eficiencia y control de costes.