Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Abertis compite por el control del grupo de satélites israelí Spacecom

Abertis compite por hacerse con el control del grupo israelí de satélites Spacecom, mediante la eventual compra de la participación del 64,5% que Eurocom tienen como primer accionista de la empresa satelital, según informó la compañía de concesiones.
El grupo considera que esta operación sería "estratégica" para el desarrollo de Hispasat como operador global y de la industria aeroespacial española.
Hispasat, que desde el pasado mes de noviembre consolida globalmente en el grupo Abertis, desarrolla actualmente un plan de crecimiento con horizonte de ejecución a 2022, con el que prevé duplicar su tamaño y superar los 600 millones de facturación.
A su vez, también Abertis ha emprendido una estrategia de negocio centrada en la diversificación internacional y la creación de valor "bajo una estricta disciplina financiera".
En cuanto a la operación en Israel, Abertis, a través de Hispasat, "se encuentra en un proceso competitivo iniciado por Eurocom para vender su posición de control en Spacecom", según destalló a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
La operación supone valorar a esta empresa israelí de satélites en unos 350 millones de euros, y contempla el posterior lanzamiento de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) sobre el 100% de la empresa, tras la compra del 64,5% del capital, según informa el diario 'Expansión' en su edición de este jueves.
Por el momento, el grupo español de concesiones detalló que "actualmente se están llevando a cabo algunas conversaciones relativas a los términos finales de la oferta, sin que en estos momentos se haya llegado a ningún acuerdo".
Abertis está inmerso en esta operación después de que ayer concluyera la puja por la que intentó desembarcar en Australia con su negocio de autopistas mediante la compra del operador de vías de pago Queensland Motorways, empresa que finalmente compró la local Transurban.
Hispasat cerró 2013 con un beneficio neto atribuible de 54,3 millones de euros, lo que arroja un incremento del 5,5% respecto al ejercicio anterior. Los ingresos aumentaron un 0,57%, hasta los 201,4 millones de euros, si bien, descontando el efecto adverso de los tipos de cambio, la cifra de negocio habría aumentado un 4,35% en 2013.