Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas ordena a España que recupere las ayudas fiscales ilegales a multinacionales

La Comisión Europea ha ordenado a España que recupere las ayudas fiscales concedidas a las grandes empresas españolas por comprar compañías extranjeras, gracias a un régimen fiscal aprobado en 2012 por el Gobierno de Marino Rajoy, que tenía carácter retroactivo. Bruselas considera que estas deducciones tributarias son "incompatibles con las reglas de la UE" ya que conceden a las compañías beneficiarias una "ventaja económica selectiva".

El Ejecutivo comunitario ha denunciado además que las autoridades españolas no le notificaron este nuevo régimen fiscal, pese a que estaban obligadas a hacerlo.
La decisión de Bruselas no identifica a las empresas que deben devolver ayudas ni tampoco cuantifica la cantidad de subvenciones que tendrán que reembolsarse. Corresponde ahora a las autoridades españolas establecer la lista de empresas que se han beneficiado de este régimen y las ayudas que tienen que devolver.
"España debe recuperar de los beneficiarios las ayudas incompatibles percibidas. Son sumas que volverán al Estado español", ha explicado el portavoz de Competencia, Antoine Colombani. "No puedo pronunciarme sobre los beneficiarios y las sumas porque son las autoridades españolas las que deben transmitir esta información", ha señalado.
En todo caso, el portavoz ha precisado que la medida cuestionada permitía amortizar el fondo de comercio durante 20 años y "parte de estas deducciones todavía no se han aplicado". Además, cuando Bruselas abrió su investigación sobre este régimen en julio de 2013 ya ordenó a España que suspendiera cualquier pago adicional.
El Ejecutivo comunitario ya declaró ilegal en octubre de 2009 y en enero de 2011 la versión original de este régimen y exigió la devolución de parte de las ayudas. (las que se concedieron después del 21 de diciembre de 2007). España se comprometió entonces a no aplicarlo a nuevos demandantes, pero no suprimió las disposiciones porque algunas compañías podían seguir beneficiándose.
Sin embargo, en marzo de 2012, el nuevo Gobierno de Mariano Rajó adoptó una nueva interpretación administrativa vinculante, que permite de forma retroactiva deducciones fiscales no sólo para las adquisiciones directas sino también para las adquisiciones indirectas.
Esta interpretación se adoptó para la adquisición de la compañía telefónica brasileña Vivo por parte de Telefónica. Precisamente, Telefónica ya se había beneficiado de estas deducciones para la compra de la compañía británica O2, aunque en este caso Bruselas decidió no solicitar la devolución de las ayudas por motivos de seguridad jurídica.
Las disposiciones españolas permitían la amortización del fondo de comercio financiero (la diferencia entre el coste de las participaciones de una empresa y el valor de mercado de sus activos) en la adquisición de participaciones en empresas extranjeras, lo que según Bruselas representa una clara excepción del sistema fiscal general español, puesto que permite la amortización del fondo de comercio incluso cuando las compañías adquirientes y adquiridas no estén unidas en una única entidad empresarial.