Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El Ibex cae un 1,27%, por debajo de los 8.700 puntos, lastrado por Gas Natural y la banca

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este miércoles con un retroceso del 1,27%, lo que ha llevado al selectivo a situarse por debajo de los 8.700 enteros (8.663,9) lastrado por Gas Natural y la banca.
La energética se ha convertido en el peor valor de la jornada con una caída del 5,52%, hasta los 16,835 euros, después de presentar un beneficio de 329 millones de euros en el primer trimestre del año, un 18,6% menos que el ejercicio precedente.
Tampoco han conseguido mantener el tipo Mapfre (-3,05%), Merlin (-2,31%), Bankia (-2,17%) y BBVA (-2,11%). En el lado opuesto se han encontrado ArcelorMittal, líder con un avance del 4,21%, Acerinox (+1,5%), Técnicas Reunidas (+0,57%), Gamesa (+0,48%) y FCC (+0,079%).
Los grandes valores también se han adentrado en pérdidas, con BBVA a la cabeza. Iberdrola ha cedido un 2,07%, Inditex un 1,91%, Telefónica un 1,06% --menos que el selectivo después de que Bruselas haya vetado la venta de la británica O2 a Hutchinson--, Santander un 0,88%, Endesa un 0,87% y Repsol un 0,35%.
De este modo, el selectivo español se ha mantenido en línea con las principales plazas del Viejo Continente, teñidas de rojo a excepción de Londres (+0,1%): Milán ha caído un 1,3%, Francfort un 0,7% y París un 0,5%.
En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 147,9 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,6%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1439 dólares.
El estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón ha señalado que las caídas de los bancos que han lastrado al Ibex está relacionada con el "mal momento" que atraviesan sus homólogos italianos ante las últimas noticias conocidas sobre el funcionamiento de su 'banco malo', que no atenderá a créditos morosos con carácter retroactivo, ni dará prioridad en el cobro frente a otros acreedores.