Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Indra logra un contrato con Defensa para instalar su sistema InShield a los A400M por cuatro millones

Indra dotará a los aviones de transporte militar A400M españoles con su sistema InShield de contramedidas por infrarrojo (DIRCM), que permitirá proteger a estas aeronaves frente a ataques con misiles tierra-aire, tal y como recoge un contrato adjudicado a la compañía por el Ministerio de Defensa, que prevé la caracterización y verificación de la primera unidad por importe de cuatro millones de euros hasta el año 2018.
Según explica la compañía en un comunicado, la implantación de InShield, un sistema de contramedida por infrarrojo de última generación resultado del esfuerzo de investigación y desarrollo llevado a cabo por Indra, comenzará en 2017 tras completarse una exhaustiva comprobación y calificación de todas las características de la solución.
Indra, que ha adaptado este sistema para que pueda proteger tanto aviones de transporte y pasajeros como helicópteros, explica que esta solución asegura la protección de la aeronave contra ataques en los que se emplean misiles de corto alcance guiados por un sensor térmico, entre los cuales figuran los conocidos MANPADS.
"Se trata de un arma que resulta fácil de adquirir por grupos terroristas en el mercado negro debido su precio relativamente bajo. Los ataques con estas armas aprovechan la mayor vulnerabilidad de las aeronaves en el momento del aterrizaje o despegue", añade.
FUNCIONAMIENTO DE INSHIELD
El sistema InShield de Indra se activa al recibir la alerta del sistema de detección de misiles (MWS por sus siglas en inglés) de la aeronave. Una vez que se detecta que se ha producido el lanzamiento de un proyectil, el sistema DIRCM realiza una confirmación de la amenaza y un apuntamiento de precisión sobre la cabeza del misil, en la que se encuentra el sensor que lo guía.
La contramedida se completa con la emisión de un haz láser que confunde el sistema de guiado y desvía el misil de su trayectoria. Todo el proceso se completa de forma automática en unos pocos segundos, de manera que no interfiere con la operación del avión. InShield puede detectar y desviar múltiples misiles de forma simultánea.
Indra resalta que su solución se distingue de otros sistemas disponibles en el mercado por su capacidad para cubrir toda la banda infrarroja, de modo que no necesita identificar el misil para contrarrestarlo y funciona con la práctica totalidad de proyectiles de este tipo.
La compañía subraya que ya ha demostrado su experiencia en el ámbito de los sistemas DIRCM, completando con éxito distintas pruebas, como las realizadas dentro de los conocidos ejercicios EMBOW de la OTAN, en los que se analizan las soluciones disponibles para proteger plataformas aéreas, y los ensayos SALT en los que se analiza la capacidad de los sistemas contra misiles reales. Además, el sistema InShield ya ha completado con éxito su primer vuelo en una aeronave del INTA, validando sus capacidades en distintas maniobras.
Anteriormente, también llevó a cabo distintas pruebas durante 2011 con ayuda de la Dirección General de Armamento (DGA) de Francia, en las que se realizaron más de 130 ensayos y 20 horas de operación en vuelo, lo que supuso unos 500 ejercicios de protección DIRCM frente a misiles MANPADS. El sistema fue integrado y certificado en aquel momento para la realización de los ensayos en vuelo, en un avión C-212.