Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Isolux espera lograr luz verde a su rescate de 2.000 millones en julio

Nombrará entonces a Nemesio Fernández-Cuesta presidente de un consejo independiente
Isolux Corsán espera lograr "a mediados del próximo mes de julio" el 'visto bueno' de sus bancos acreedores al plan de rescate que ha diseñado para reestructurar sus 2.000 millones de euros de deuda y garantizar su viabilidad futura, según informó la empresa de construcción e ingeniería.
En virtud de plan, los bancos y los bonistas del grupo tomarán el 95% del capital de la empresa y se harán con su control, dado que canjearán por acciones de la empresa 1.200 millones de euros de deuda, el grueso del pasivo total.
El presidente del grupo, Luis Delso y el vicepresidente, José Gomis, que actualmente controlan el 55% de Isolux, reducirán este porcentaje al 5%.
En cuanto al resto de la deuda, unos 800 millones de euros, se reestructurará en dos tramos, de 200 y 600 millones respectivamente, para pagarla, fundamentalmente con lo que se obtenga con la venta de activos del grupo, y en un plazo de cinco años.
Isolux espera lograr "a mediados del próximo mes de julio" adhesiones de los bancos equivalentes a al menos el 75% del total, la suficiente para poder solicitar antes del 29 de julio la homologación judicial del acuerdo y extenderlo así al total de acreedores.
Será entonces cuando se produzca el relevo en la gestión de la compañía y en su consejo de administración. Así, Nemesio Fernández-Cuesta, profesional elegido por la banca acreedora, será nombrado presidente de la compañía y de un consejo que sumará nueve miembros.
Dos de ellos, el presidente y el consejero delegado, Antonio Portela, serán ejecutivos, y los otros siete, independientes. Para su selección, la compañía ha fichado a la firma de 'headhunter' Egon Zehnder.
En paralelo al proceso de homologación judicial, el nuevo consejo de Isolux irá preparando la ampliación de capital por la que se materializará el canje de deuda por acciones, con el fin de que una vez que el juez dé el 'visto bueno' a la refinanciación, poder acomenterla.
De esta forma, Isolux confía en cerrar el próximo mes de octubre todo su proceso de reestructuración, con el que además los bancos le inyectarán los 150 millones de euros restantes de los 200 millones totales que se comprometieron a aportar para garantizar la viabilidad de la firma.
LOTE DE ACTIVOS CON EL CARTEL DE "SE VENDE".
En cuanto al proceso de desinversión de activos que abordará la compañía para pagar el resto de la deuda, Isolux indicó que ya tiene negociaciones para vender la filial fotovoltaica T-Solar y un conjunto de líneas de transmisión eléctricas de Brasil.
Entre el resto de activos a los que la compañía ha colgado el cartel de 'se vende' figuran la firma de ingeniería Tecna, activos eólicos en Argentina o el proyecto de la Ciudad de la Justicia de Córdoba, según detallaron en fuentes conocedoras.
Una vez que Isolux cierre su reestructuración, se empleará en un plan de negocio para volver a crecer. El plan pasará por centrarse en la actividad internacional y en su tradicional negocio de construcción, principalmente de infraestructuras en las que está especializada, como son la ejecución de instalaciones de energía o túneles.
En la actualidad, la compañía ya logra el 80% de su facturación y el 87% de su cartera de obra del exterior.
'NÚMEROS ROJOS' TRIMESTRALES.
Isolux presentó su plan de rescate coincidiendo con la publicación de los resultados del primer trimestre, que arrojan una pérdida de 39,13 millones de euros, un 22% superior a la de los 'números rojos' del mismo periodo de 2015, como consecuencia de los problemas de liquidez que atraviesa la compañía.
Los ingresos descendieron un 20% entre los pasados meses de enero y marzo, hasta los 360 millones de euros, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 7 millones de euros.
No obstante, Isolux, a pesar de su situación financiera, logró nuevos contratos por 404 millones de euros, con lo que al cierre del primer trimestre contaba con una cartera de obras pendientes de ejecutar valorada en 6.300 millones de euros.