Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) Rubalcaba valora los avances en la unión bancaria pero los ve "insuficientes"

Afea a Báñez que fuera "la última" en presentar el plan para la Garantía Juvenil y que lo hiciera "mal" y "sin acuerdo"
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha valorado este miércoles los avances en la unión bancaria que se consiguieron en el Consejo Europeo de diciembre, pero los ve "insuficientes" y alerta contra las "carencias" en algunas materias --como el dinero asignado al Fondo de Resolución bancaria o la velocidad de mutualización-- a la hora de atajar futuras crisis.
Durante su intervención en el Pleno del Congreso extraordinario en el que el presidente, Mariano Rajoy, ha dado cuenta de la última reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, el líder de los socialistas ha reconocido que "esperaba más" de esta cumbre, que se ha quedado en la táctica de la "patada y a seguir para adelante" en algunos asuntos clave.
"Es verdad que este Consejo ha avanzado algo en la unión bancaria, pero insuficientemente. La unión bancaria es fundamental para España, porque persigue dos objetivos importantísimos, necesarios y urgentes: acabar con la fragmentación del mercado financiero rompiendo el círculo vicioso de deuda soberana y riesgo bancario, y que si hay otra crisis bancaria no la paguen los ciudadanos. Y por eso la crítica de PSOE al Consejo Europeo, donde se ha avanzado pero muy despacio", ha puntualizado el diputado.
Además, ha citado a algunos "economistas prestigiosos" que consideran que si la unión bancaria tal y como se está definiendo hubiera existido antes de la crisis de 2008 "nadie hubiera notado la diferencia" y "los problemas serían los mismos". Y también ha reprochado al presidente que se atribuya todos los méritos en materia económica, incluyendo por ejemplo la bajada de la prima de riesgo, que a su entender son más bien consecuencia de la intervención de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE).
"Da igual de quién sea el mérito pero poco tiene que ver con lo que está usted vendiendo, porque al final parece que ha sido su llegada al Gobierno la que ha conseguido que bajara la prima de riesgo en Irlanda. Vamos a dar a dios lo que es de dios, y al césar lo que es del césar: A Draghi la prima de riesgo, y a usted sus reformas, la laboral y la de pensiones", ha añadido.
PRINCIPALES CARENCIAS
A renglón seguido, el líder del principal partido de la oposición ha desgranado las principales carencias que detecta en el diseño de la unión bancaria. En relación con la supervisión única, que el Banco Central Europeo (BCE) comenzará a ejercer el próximo mes de noviembre, Rubalcaba teme que los test de estrés que se aplicará a los bancos previamente castiguen a las entidades españolas por sus posiciones de deuda, lo que podría provocar necesidades de recapitalización.
En este sentido, ha defendido que "el BCE no puede castigar ahora a los bancos españoles" por haber tomado prestado dinero al 1% para comprar deuda española y luchar contra la especulación, siguiendo las "indicaciones" del propio organismo que dirige Mario Draghi. "El Gobierno debe recordar al BCE que si las cosas son como son es porque han hecho en buena medida lo que el BCE no quiso o no pudo hacer", ha reclamado.
También ve un "guirigay" el mecanismo único de resolución que se ha acordado, que no sólo implica a un gran número de actores, lo que le restará efectividad y rapidez en su acción, sino que además "se ha impuesto que sean los países y no la Comisión Europea (CE) los que tengan la última palabra", lo que según el socialista "favorecer a los países más fuertes, haciendo sospechar que los bancos recibirán un tratamiento u otro en función de la fortaleza de sus autoridades nacionales". "Es una mala solución que no conviene a Europa ni a España", ha apostillado.
Y, en tercer lugar, Rubalcaba ve cortos los 55.000 millones de euros que los estados miembros asignarán al nuevo Fondo de Resolución, que deberá hacer frente a los 27 billones de euros de activos que tienen los bancos europeos. "Es imposible que un fondo de esa cuantía pueda hacer frente a una crisis financiera", ha asegurado, criticando también el largo plazo (diez años) que se ha fijado para mutualizar el fondo y que hará que "los ciudadanos vuelvan a pagar" si se produce una crisis durante ese tiempo.
En este sentido, el líder del PSOE también ha lamentado que otra vez se haya esquivado el asunto de la "recapitalización retroactiva" de las entidades financieras a través del MEDE, lo que a su juicio supone "apuntalar la idea de que serán los españoles los que paguen" el rescate bancario; aunque considera que se ha "avanzado en la buena dirección" en el tema de las garantías de los depósitos.
GARANTÍA JUVENIL
Por otra parte, Rubalcaba ha lamentado que en materia del pacto por el empleo el Consejo Europeo vaya dando "poco a poco pasos de forma lenta, desmañada y desganada", y ha criticado a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, por haber sido "la última" en presentar el plan operativo para la aplicación de la Garantía Juvenil, lo que a su juicio demuestra "desidia e incompetencia".
"¿Le parece normal que España, que tiene el dato de paro juvenil más alto de la UE, sea el último en presentar el plan, y que nos tengan que reclamar desde la UE los papeles? Y además los ha presentado mal, porque no hace constar las partidas presupuestarias con las que va a cofinanciar el fondo europeo. Y lo ha hecho sin acuerdo en la Cámara, como se comprometió, y sin acuerdo con los agentes sociales", ha reprochado.
Después de que el presidente le haya exigido retirar unas afirmaciones "falsas", Rubalcaba se ha reafirmado en lo dicho, argumentando que "desde febrero la CE dice a los países que quieren gastar rápido que presenten el plan deprisa para acelerar los trámites". "Y eso lo sabe Báñez, aunque vaya muy poco a los consejos de ministros de Empleo", ha apostillado.
Además, le ha recriminado a la ministra que no diera cuenta del plan hasta después de haberlo enviado a Bruselas, a pesar de la "disposición" del PSOE para acordar este asunto. "Le pedimos que viniera antes, para pactarlo, pero no quiso. Y no sólo no lo hizo, sino que además nos dijo que los papeles estaban colgados en la web. ¿Pero usted qué cree que es este Parlamento, que puede venir aquí a decir que ha colgado en la web unos papeles sobre los que quiere pactar? ¿Pero cree que eso es respeto?", le ha espetado, ofreciendo no obstante al Gobierno su "disposición" y "voluntad" de seguir acordando en materia de política comunitaria.
ALERTA CONTRA EL ANTIEUROPEÍSMO
Finalmente, ha avisado del impacto que la situación económica y la falta de atención a las políticas sociales --sobre las que no ha habido "nada de nada, ni en el Consejo de diciembre ni en los dos últimos años"-- tienen en el europeísmo ciudadano y en la participación en las próximas elecciones a la Eurocámara el 25 de mayo.
"Con este Consejo Europeo no han hecho mucho por fomentar la participación en las elecciones europeas, más bien han alentado la idea de que hay muchísimo que cambiar. Y lo más importante es recordar que además de una zona de libertad política, la UE es una zona de crecimiento y cohesión social. De los ciudadanos es de los que hay que hablar y lo que más he echado en falta", ha apostillado, reclamando medidas como un Salario Mínimo Interprofesional (SMI) común para todos los estados miembros, garantizar la portabilidad de prestaciones sociales como el paro o crear un Fondo Europeo de Desempleo.
Por último, Rubalcaba se ha quejado la falta de avances en la lucha contra los paraísos fiscales, con una Europa incapaz siquiera de acabar con los dos que existen en su propio territorio, pero no ha lamentado el retraso en materia de las asociaciones de crecimiento, porque a su entender sólo supone aplicar la estrategia del palo pero sin ninguna zanahoria. "Estamos llenos de controles pero de solidaridad e impulso al crecimiento no hay nada", ha concluido.