Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El Tesoro emitirá 65.000 millones netos este año y bonos ligados a la inflación europea

No se descartas emisiones "puntuales" de bonos ligados al IPC español
El secretario general del Tesoro, Íñigo Fernández de Mesa, ha avanzado que el organismo realizará emisiones netas por valor de 65.000 millones este año, lo que supone un 10% menos que el año pasado (unos 72.000 millones).
Durante la presentación de la estrategia del Tesoro, Fernández de Mesa ha explicado que toda la emisión neta se realizará a través de bonos y obligaciones y que el Tesoro podrá lanzar títulos ligados a la inflación europea.
Este nuevo tipo de emisiones, tal y como ha explicado, se harán si se dan las condiciones adecuadas y con el objetivo de acceder a un base inversora distinta, puesto que en 2013 se dieron los pasos necesarios para facilitar la emisión de estos activos.
De hecho, el Tesoro está ya en disposición de lanzar un programa de bonos y obligaciones indexados a la inflación europea, con vistas en los próximos años a formar una curva de referencias a las que pueda dotar de liquidez mediante reaperturas frecuentes.
"Tenemos los instrumentos técnicos legales operativos", ha explicado Fernández de Mesa, tras asegurar que sólo se emitirán este tipo de bonos si se dan las condiciones necesarias porque 2014 podría ser un buen año para hacerlo.
Además, no se descartan las emisiones de bonos ligadas a la inflación española, pero "de forma puntual", con un precio competitivo y un tamaño adecuado.
La cifra de emisión neta del Tesoro para 2014 incluye 23.000 millones para financiar el Fondo Liquidez Autonómico (FLA), un instrumento que según Fernández de Mesa ha funcionado muy bien y ha permitido abaratar el coste de financiación para las comunidades.
El secretario general del Tesoro ha indicado que no se cambiarán las modalidades de emisión de instrumentos de deuda y se intentará abaratar el coste, mantener o ampliar la vida media de la deuda y diversificar la base inversora.
Así, el organismo cubrirá la mayor parte de sus emisiones mediante subastas ordinarias de bonos y obligaciones, siguiendo el calendario habitual anunciado a principios de año.
EMISIONES ESPECIALES Y SINDICADAS.
Al igual que en 2013, el Tesoro tendrá la opción de convocar subastas especiales fuera de su calendario habitual para dotar de liquidez ciertas referencias y poder corregir desequilibrios del mercado secundario.
También se prevé, como viene siendo habitual, recurrir al método de sindicaciones bancarias para la emisión de los primeros tramos de las obligaciones a diez, quince y treinta años. Además, el Tesoro podrá emitir a través de colocaciones privadas.
Con todo, la financiación bruta ascenderá a 242.370 millones en 2014, de los 133.280 millones serán emisiones a medio y largo plazo, cifra que supone 4.847 millones más que en 2013.
Esto, tal y como ha explicado el secretario general del Tesoro, se debe a los mayores vencimientos de deuda que afrontará el organismo a lo largo del ejercicio y pese a que la cifra presupuestada de déficit del Estado es inferior.
VALORACIÓN DE 2013.
Fernández de Mesa también ha valorado la evolución del año 2013, un ejercicio que, a su parecer, se ha caracterizado por la "vuelta a la normalidad" en los mercados, lo que permitirá al Tesoro hacer frente sin problemas a las necesidades de financiación del año 2014.
En 2013, según ha señalado, la emisión neta ascendió a 71.877 millones y la bruta a 236.695 millones, ligeramente por encima de lo previsto en ambos casos. La vida media de la cartera de deuda en circulación se situó en 6,20 años y el coste medio de las emisiones bajo al 2,45%, medio punto inferior al de 2012.