Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) El déficit por cuenta corriente alcanzó los 5.900 millones hasta julio, frente al superávit anterior

La balanza por cuenta corriente, que mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias, acumuló un déficit de 5.900 millones de euros hasta julio, frente al superávit de 5.700 millones del mismo periodo de 2013, según datos facilitados por el Banco de España.
Este resultado es consecuencia principalmente del incremento del déficit de la balanza de rentas, hasta los 20.500 millones de euros (frente a los 16.700 millones de enero-julio de 2013), y de la caída del superávit de la balanza de bienes y servicios, hasta los 14.600 millones de euros, frente a los 22.400 millones del mismo periodo del año anterior.
En la balanza de turismo y viajes, el superávit acumulado en los siete primeros meses del año ascendió a 19.700 millones de euros, por encima de los 19.400 millones del mismo periodo de 2013. La cuenta de capital registró, por su parte, un superávit de 3.300 millones de euros, por debajo de los 4.000 millones generados en el mismo periodo del año anterior.
En el conjunto de los siete primeros meses del año, la economía española experimentó una necesidad de financiación de 2.600 millones de euros, frente a una capacidad de financiación de 9.700 millones en el mismo periodo del año anterior.
La cuenta financiera de todos los sectores, excluido el Banco de España, acumuló en los siete primeros meses salidas por valor de 15.100 millones de euros, frente a las entradas de 38.500 millones de euros en el mismo periodo de 2013.
Sólo en el mes de julio, la balanza por cuenta corriente arrojó un superávit de 1.400 millones de euros, frente a los 2.200 millones del mismo periodo del año anterior. Esta evolución se explica por el menor superávit de bienes y de servicios.
La publicación del déficit por cuenta corriente de los siete primeros meses del año se publica, por primera vez, con la nueva metodología derivada del cambio de base SEC 2010 y de otros cambios, fundamentalmente el sexto manual metodológico del Fondo Monetario Internacional.
Dichas modificaciones, según el Banco de España, suponen una mejora en el saldo exterior de la economía española, pero "muy limitada", por lo que no se modifica sustancialmente la situación del sector exterior.