Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl) La deuda de las entidades españolas con el BCE se reduce en más de 110.000 millones en un año

La financiación neta de la banca representa el 30% del Eurosistema
La deuda neta de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) ha alcanzado los 201.865 millones de euros en diciembre, lo que supone un descenso de 111.244 millones y un 35,5% menos respecto al mismo mes del año anterior, según los datos que publica este martes el Banco de España.
Con esta caída, la deuda acumula ya dieciséis meses a la baja y se sitúa en su menor nivel desde el cierre de 2012, cuando se situó en 313.109 millones de euros. Este desplome interanual se explica por el menor crédito solicitado por la banca española al instituto que preside Mario Draghi tras la petición de rescate bancario y una vez que Bruselas ha certificado la "salida limpia" del programa de asistencia financiera.
La deuda de las entidades financieras se incrementó en casi 80.000 millones en marzo de 2012 y superó los 200.000 millones. Ahora está a punto de situarse por debajo de esta barrera, y lejos del máximo de 388.736 registrados en agosto de 2012.
Este importe es el saldo vivo que las entidades residentes en España aún tienen pendiente de devolver al instituto emisor europeo como consecuencia de la financiación que el organismo les ha concedido previamente.
Un recorrido similar describió la parte que representa esta financiación neta a la banca española respecto al total del Eurosistema, que se ha reducido al 30,3%, tras llegar a superar el 80% antes del rescate bancario. La deuda total de la banca que opera en la Eurozona descendió a 665.849 millones de euros, un 24,6% menos respecto al cierre de 2012.
No obstante, esta cifra no sería representativa si se tiene en cuenta que en algunos países las entidades cuentan con un superávit de liquidez que se salda a través de las facilidades de depósito, con lo que el préstamo neto de estos países se cierra en negativo.
La menor dependencia de las entidades financieras con el BCE se pone de manifiesto también si se tiene en cuenta la cifra de apelación bruta. Esta deuda de la banca española en las subastas de liquidez del instituto emisor tanto a corto como a largo plazo (206.760 millones de euros) ha descendido en 150.532 millones en los últimos doce meses.
Si solo se tiene en cuenta esta apelación bruta en relación con el conjunto europeo (717.870 millones de euros), la financiación del Eurosistema correspondiente a la banca española se sitúa en el 28,8%. Este porcentaje se mantiene aún muy por encima del que correspondería a España en función de su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro (alrededor del 13%).
LA BANCA REDUCE SU 'HUCHA' CON EL BCE
El importe bruto de apelación no recoge el dinero que los bancos españoles han tomado prestado del BCE y han vuelto a depositar a resguardo del organismo. La banca española tiene aparcados 4.895 millones de euros en esta 'hucha', frente a los 44.183 millones de diciembre de 2012.
En este sentido, el conjunto de las entidades del Eurosistema depositó 52.290 millones de euros en el BCE, frente a los 233.301 millones de euros del mes anterior.
Esta grandes diferencias se deben a que el BCE decidió en junio de 2012 dejar de retribuir las facilidades de depósito con el fin de impulsar el crédito, una medida que aún mantiene. Hasta esa fecha, el organismo monetario ofrecía un interés del 0,25% a un día a los recursos que se guardaban en la institución.