Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl) La inflación de China se modera en diciembre al 2,5%, su nivel más bajo en siete meses

Los precios registran en 2013 una subida media del 2,6%, mientras la inflación mayorista cumple veintidós meses seguidos a la baja
La tasa de inflación interanual de China se situó el pasado mes de diciembre en el 2,5%, medio punto por debajo del nivel registrado en noviembre, lo que representa el dato más bajo en los últimos siete meses, según informó el Buró Nacional de Estadística chino.
Los precios subieron un 2,5% en términos interanuales tanto en las ciudades como en las áreas rurales. Asimismo, el precio de los bienes de consumo registró un alza interanual del 2,2%, mientras los servicios se encarecieron un 3,3%.
El precio de los alimentos subió en diciembre un 4,1% respecto al mismo mes del año anterior. En concreto, la fruta fresca subió un 15,6%, mientras que la carne se encareció un 3,6% y el pescado y otros productos del mar subieron un 5,5%.
Por otro lado, el coste de los productos no alimentarios aumentó un 1,7% interanual. En este sentido, los transportes y comunicaciones bajaron un 0,1%, mientras que el ocio, la educación y la cultura subieron un 2,9% y la ropa un 2,1%.
De este modo, en el conjunto de 2013 los precios registraron en el 'gigante asiático' una subida media del 2,6%.
LA INFLACIÓN MAYORISTA CUMPLE 22 MESES A LA BAJA.
Por otro lado, el Buró Nacional de Estadística de China informó de que los precios de producción industrial de China registraron en diciembre un descenso interanual del 1,4%, en línea con la caída registrada el mes anterior, lo que supone el vigesimosegundo retroceso consecutivo del indicador.
Esta tendencia a la baja de la inflación mayorista, la más acusada desde los años 90, sugiere una gradual desaceleración de la segunda mayor economía mundial.