Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampl.) La reunión entre sindicatos y representantes de Coca-Cola termina sin acuerdo

La reunión que han mantenido sindicatos y representantes de Coca-Cola Iberian Partners para negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que plantea la empresa, ha terminado sobre las 13.00 horas y sin acuerdo entre las partes en el marco de la primera jornada de negociación.
A las puertas del Hotel Meliá Avenida de América, donde se ha celebrado el encuentro, cerca de 300 empleados se han reunido para protestar contra el anuncio de despidos de la multinacional, que afectarían a 1.250 trabajadores e implicará el cierre de cuatro plantas (Fuenlabrada, Palma de Mallorca, Asturias y Alicante).
"Hoy se ha podido ver la manipulación del ERE, porque hay una cuestión que es vital. Se ha estado hablando por parte de la dirección de la situación económica y la precariedad laboral", ha aseverado el portavoz de Comisiones Obreras (CCOO), Juan Carlos Asenjo, en declaraciones a los medios, quien ha confesado que la multinacional no ha cambiado de postura durante la negociación.
Así las cosas ha señalado que "sí hay medidas alternativas" a la propuesta de la dirección y les ha apelado a explicar por qué en algunas plantas de producción se propone el despido del 95% de la plantilla, mientras que otra apenas se ve afectada. "Hoy se ha demostrado la pantomima de este ERE. Sólo hablan de un interés económico y quieren castigar a los empleados más caros, que coincide con la planta de Madrid", ha apostillado el líder sindical.
Por su parte, Francisco Bermejo, también de CCOO, ha denunciado a la dirección no haber sido nunca "transparente" en el proceso y ha tildado de "mentiroso" el "marketing" planteado por Coca-Cola. "No teníamos asumido que iban a proponer los cierres de algunas fábricas como la de Madrid. Ellos saben que no pueden plantear causas económicas y lo disfrazan por la evolución de la producción", ha apostillado Bermejo, quien ha recordado que continuarán con el calendario de movilizaciones que tienen previsto.
RETIRADA INMEDIATA DEL ERE
Mientras, la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios de la Unión General de Trabajadores (Fitag-UGT) ha exigido la retirada inmediata del ERE como condición para seguir en la mesa de negociación.
En un comunicado, el sindicato se opone al procedimiento iniciado por Coca-Cola Iberian Partners "porque no hay causa que lo justifique ni motivo que lo sustente, y subraya que solicitará la nulidad del proceso si la empresa "no acredita su legitimidad para presentarlo".
Los trabajadores tienen prevista una huelga indefinida en todos los centros de Coca-Cola de la zona centro desde este viernes, 31 de enero, mientras que para el 4 de febrero comenzarán los paros parciales en los centros del resto de España.
OFRECE INDEMNIZACIÓN CON 30 DÍAS
La primera reunión entre los sindicatos y la empresa ha terminado sin sin acuerdo y las partes volverán a sentarse para seguir negociando el próximo miércoles, según explicaron a Europa Press fuentes de una negociación que ha tenido hoy su punto de partida en Madrid, donde la multinacional de bebidas refrescantes ha presentado una oferta de indemnización de 30 días y 18 mensualidades.
La multinacional de bebidas refrescantes, que cuenta con 4.200 trabajadores en España, ajustará su plantilla en un 30% con una reestructuración que afectará a 1.250 empleados, la mayor parte, unos 750 serán despedidos, mientras que otros 500 serán recolocados en otras plantas de la firma.
En concreto, la compañía de bebidas refrescantes prevé que aproximadamente unos 350 personas, la mitad de los trabajadores, salgan de la empresa mediante prejubilaciones, por lo que el número de despidos efectivos rondaría los 400.