Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampliación) Los taxistas y CCOO denuncian a Cabify por presunta práctica de 'dumping social'

La patronal de taxistas Fedetaxi y el Sector Estatal de Carretera de la FSC-CCOO han presentado este lunes una denuncia conjunta contra el entramado de empresas que operan bajo la marca Cabify en la sede del Ministerio de Empleo y Seguridad Social para que se investigue si pudieran estar practicando "dumping social" al sustituir trabajadores por cuenta ajena por falsos autónomos.
Los denunciantes, que representan a más de 70.000 trabajadores autónomos y 30.000 asalariados del taxi, acusan a Cabify de estar reclutando chóferes para "venderles" la autorización de transporte necesaria para llevar a cabo el alquiler de vehículos con conductor y que como particulares no pueden conseguir, pero que la compañía sí habría conseguido obtener de la administración pública.
También denuncian el "círculo de precariedad" que implica que los chóferes reciban una retribución mensual mínima, siempre que trabajen durante al menos 60 horas semanales y la puntuación que reciban de los usuarios no baje de una media de 4,5 estrellas sobre un total de cinco. De lo contrario, deberían indemnizar los conductores a Cabify con cantidades de hasta 18.000 euros, según el Sector Estatal de Carretera de la FSC-CCOO, que ha llamado a los conductores que se encuentren en esta situación a que acudan al sindicato para reclamar sus derechos.
La denuncia se ha producido tras un mes a la espera de ser recibidos por el Secretario de Estado de Empleo y la Inspección Central de Trabajo, quienes han cancelado el encuentro con los taxistas en más de cinco ocasiones con el pretexto de tener "otras ocupaciones" en su agenda.
Mientras esperan ser recibidos, han comunicado que pondrán también en conocimiento de las inspecciones de Trabajo, Hacienda y Transportes lo que consideran un "dumping social" por parte de la "plataforma digital alternativa de Uber" al presuntamente ofertar los servicios de transporte sin una plantilla de conductores por cuenta ajena pese a que todos ellos prestan, en exclusiva, sus servicios para Cabify.
Recientemente, su competidora Uber también ha afrontado procesos similares en otros países que han terminado en ocasiones en los tribunales y alguno de ellos en acuerdos millonarios.