Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampliación) El Gobierno esperará a conocer las intenciones del BCE antes de una eventual petición de rescate

El Gobierno español esperará a conocer los planes que maneja el Banco Central Europeo (BCE) para frenar la escalada de los tipos de interés de la deuda soberana antes de decidir si formula una segunda petición de rescate, informaron a Europa Press en fuentes gubernamentales.
El consejo de gobierno del organismo que preside Mario Draghi se reúne el próximo 6 de septiembre, y el Ejecutivo español espera que ese mismo día defina su plan para garantizar la sostenibilidad de la deuda española.
Las mismas fuentes reconocieron que durante el mes de agosto se están manteniendo contactos tanto con Bruselas como con el organismo que preside Mario Draghi sobre esta cuestión, pero dejaron claro que el Gobierno español aún no ha tomado una decisión al respecto.
El Ecofin se reúne los próximos 14 y 15 de septiembre y es muy probable que la cuestión de un posible rescate 'blando' a España figure en los temas a tratar, por lo que cualquier decisión se adoptaría a posteriori.
A finales de julio, Draghi afirmó que la institución haría "lo que fuera necesario" para garantizar la supervivencia del euro, "y créanme, será suficiente", aseguró. Posteriormente, el 2 de agosto, al término de la reunión del consejo del BCE, supeditó una posible actuación del organismo en el mercado de deuda a que los países con problemas formalicen su petición de rescate al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), e insinuó que una eventual actuación se enfocaría sobre el corto plazo de la curva de vencimiento.
La agencia Reuters indica hoy que el Gobierno español mantiene negociaciones con representantes de la zona euro sobre las condiciones que implicaría la ayuda internacional que permitiría reducir los costes de su deuda soberana, aunque el Ejecutivo español no ha tomado aún la decisión final de solicitar el rescate, según indicaron tres fuentes distintas con conocimiento de la situación, que precisaron que no se ha concretado ninguna cifra.
En este sentido, no se espera que se adopte decisión alguna antes del 12 de septiembre, fecha en la que el Constitucional alemán se pronunciará sobre la legalidad del pacto de disciplina fiscal europeo y del MEDE, mientras que los contactos podrían intensificarse entre el 14 y 15 del próximo mes, coincidiendo con la reunión que mantendrán los ministros de Finanzas europeos.
GOLDMAN SACHS Y S&P TAMBIÉN VEN PRÓXIMO EL RESCATE
El banco estadounidense Goldman Sachs difundió este miércoles un informe entre sus clientes en el que ya señalaba que el Gobierno español esperará al menos hasta mediados del mes de septiembre antes de plantearse solicitar ayuda a sus socios europeos con el fin de valorar adecuadamente qué le ofrece y en qué condiciones el BCE.
"Continuamos viendo a España como la primera en la fila a este respecto (pedir ayuda y aceptar las condiciones), aunque no esperamos que se produzca una petición hasta mediados de septiembre como muy pronto", indicaban los analistas de la entidad de Wall Street.
Así, Goldman Sachs cree que "las autoridades españolas probablemente esperen hasta ver qué les ofrece el BCE en la reunión del Consejo del 6 de septiembre antes de decidir si hacen una petición de apoyo al EFSF y, de hacerlo, cómo y cuándo".
En esta línea, Standard & Poor's afirmó que el rating soberano del Reino de España (BBB+/Negativa/A-2) probablemente no se vería afectado directamente en el caso de que el Gobierno solicitara un rescate completo de su economía a través del FEEF, el MEDE o el Fondo Monetario Internacional (FMI).
En un informe publicado también el miércoles, la agencia de calificación señalaba que el Gobierno no ha decidido aún solicitar un rescate total, tras la ayuda de 100.000 millones de euros pedida para el sistema financiero, "a pesar de las crecientes expectativas de que esto pueda ocurrir en septiembre, cuando las condiciones que posiblemente vendrán asociadas al programa de ayuda estén más definidas".
CONTACTOS INTERNACIONALES DE RAJOY
La semana próxima, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, retomará su agenda internacional recibiendo en Madrid al presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, a quien quiere explicar la posición de España sobre la unión bancaria y fiscal de la UE, dos medidas que el Gobierno reclama poner en marcha con "celeridad" aprobándolas en la cumbre de líderes europeos de diciembre.
A España le interesa la rápida puesta en marcha de la unión bancaria y, en concreto, el supervisor único de la banca, porque ésta es la condición necesaria para que la ayuda de hasta 100.000 millones de euros para sanear el sistema financiero español deje de computar como deuda pública.
En los próximos meses la agenda internacional de Rajoy estará muy centrada en la agenda europea. El 6 de septiembre, será la canciller alemana la que, acompañada por empresarios de su país, se desplace a España para entrevistarse con Rajoy y propiciar la celebración de una reunión entre inversores de ambos países.
Unos días después, el 11 de septiembre, Rajoy recibirá en Madrid al presidente de Finlandia, uno de los países que más obstáculos pone a salir en auxilio de los países periféricos, mientras que el 21 de ese mismo mes viajará a Roma para reunirse de nuevo con el primer ministro italiano, Mario Monti.