Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Ampliación) El Ibex pierde 1,8% y amplía la caída semanal hasta el 3,4%

El Ibex 35 ha perdido un 1,8% al cierre de mercado, acumulando un retroceso del 3,4% en la semana, marcada por la suspensión de pagos de Argentina y la crisis de Banco Espírito Santo. El selectivo, tras perder casi un 4% en las dos últimas sesiones, retrocede hasta los 10.514 puntos.
Sólo IAG ha escapado al 'rojo', con una subida del 1,62% tras salir de pérdidas en el primer semestre del año. BME se ha desplomado un 7,3% tras presentar resultados, FCC un 6,46% y Arcelormittal un 5,86%.
Santander y BBVA han perdido un 1,8%, mientras que Telefónica se ha dejado un 1,11% y Repsol un 1,34%. Inditex ha cedido un 2,15%. En la semana, sólo Bankinter ha salvado el 'rojo' (+0,45%), mientras que las mayores caídas las han protagonizado Grifols (-14,15%) y OHL (-10,82%).
Las caídas se han extendido entre las principales plazas de Europa, con Francfort liderando la tendencia con caídas superiores al 2%.
En el mercado de deuda pública, la prima de riesgo española sufría las tensiones por Argentina y subía ligeramente hasta los 142 puntos básicos. El euro, por su parte, se intercambiaba por 1,3429 dólares al cierre de sesión.
"Esta semana el pánico ha dominado a los mercados por momentos", ha afirmado el analista de XTB Joaquín Robles, quien ha asegurado que es "difícil" determinar cuál ha podido ser el catalizador negativo que ha contagiado estas ventas tan agresivas.
"A veces es más fácil recurrir a la irracionalidad del mercado y a la sensación de pánico de los operadores, que al final no son más que personas", ha matizado.
Robles ha indicado que la semana que viene será clara para determinar el rumbo que podría tener la renta variable de cara a este mes de agosto. "De mantener bien estos niveles podríamos embarcarnos en un movimiento lateral en busca de una vuelta a los máximos anuales. Pero por otro lado nos asusta la violencia de los dos últimos descensos, y nos hace pensar que en el fondo a lo mejor hay algo más", ha explicado.