Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andalucía reprocha a Agricultura falta de sensibilidad y de neutralidad con las ayudas asociadas de la PAC

La región pedía un grupo de trabajo para estudiar su revisión pero CCAA y Ministerio lo rechazan esgrimiendo que no hay tiempo
La consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Carmen Ortiz, ha mantenido este jueves que el Ministerio que dirige Isabel García Tejerina ha tenido "poca o ninguna sensibilidad" con la propuesta andaluza de crear un grupo de trabajo para revisar las ayudas asociadas de la Política Agraria Común (PAC) y ha señalado que le hubiera gustado que ejerciera de árbitro y se hubiera "mantenido neutral" ante su propuesta.
En declaraciones a los periodistas, Ortiz ha explicado que Andalucía ha sido "la única comunidad autónoma" que ha puesto sobre la mesa una propuesta para revisar las ayudas asociadas de la PAC, tal y como establecía el acuerdo de la Conferencia Sectorial de 2014. "Somos los únicos que hemos hecho nuestro trabajo", ha explicado la consejera al término de la Conferencia Sectorial celebrada este jueves en Madrid.
Así las cosas, Andalucía ha aportado informes independientes, "algunos de relevancia como el del Comité Oleolícola Internacional", para justificar su petición de que se cree un grupo de trabajo con todas las comunidades autónomas y el Ministerio que, "calculadora en mano", revise el reparto de las ayudas asociadas, cómo esa nueva distribución podría afectar al resto de comunidades autónomas --"no queremos que ninguna comunidad se sienta perjudicada por la propuesta de Andalucía", ha subrayado la consejera-- o, incluso, una propuesta alternativa.
La propuesta del Gobierno andaluz es "que no se toque el pilar del pago básico" y que la reforma se nutra de "modular globalmente las propias ayudas asociadas" que, en la realidad, permitirá, "que se dé más a ayudas asociadas a las primeras hectáreas y se vaya disminuyendo la aportación a medida que crecen, igual que con las explotaciones ganaderas", ha explicado la consejera.
CUESTIÓN DE TIEMPO
Pero, según sus palabras, lo que ha ocurrido en la Sectorial de este jueves que es que el Ministerio y las comunidades han esgrimido que no hay tiempo para entablar ese debate entre todos y que, además, el departamento de García Tejerina no ha trasladado esa propuesta económica presentada por Andalucía sino que ha puesto sobre la mesa un "ejemplo financiero o un ejercicio para ver qué pasa", que Andalucía no asume como suyo y en el que aparece que "todas las comunidades autónomas tienen un saldo negativo menos Andalucía".
"Esa no es nuestra propuesta. Entiendo que con ese cuadro, si las comunidades ven saldo negativo para ellas, voten en contra", ha trasladado la consejera, que ha señalado que esperaba que el Ministerio "fuera árbitro" y se hubiera mantenido "neutral" y "no hubiera ido con uno u otro equipo".
Pero, además, Ortiz se ha referido a la supuesta falta de tiempo para trabajar de forma conjunta en la revisión y ha expuesto que la Conferencia Sectorial de enero de 2014 determinó que, como el reglamento europeo daba de plazo hasta el 1 de agosto de 2016 para enviar las propuestas de revisión, antes del 1 de julio se convocaría otra sectorial que las abordase.
Esa reunión se ha celebrado este jueves, 30 de junio, y desde Andalucía recuerdan que si no hay más plazo es por la Administración central porque la comunidad ha venido pidiendo desde hace varios meses y por carta a la ministra que convocara el encuentro pero ésta "ha esperado hasta el último momento".
La situación generada ha llevado a la consejera a censurar la falta de "sensibilidad" del Ministerio y Ortiz ha concluido exponiendo que "ahora no habrá más oportunidad de revisar las ayudas asociadas hasta después del año 2020".