Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arturo Fernández no dejará la presidencia de CEIM hasta que cumpla con su "compromiso" de reformar los estatutos

El presidente de la Confederación de Empresarios de Madrid CEIM-CEOE, Arturo Fernández, ha señalado este viernes que no dejará la presidencia de la organización madrileña hasta que cumpla con el "compromiso" que adquirió el pasado 14 de octubre de reformar los estatutos antes de convocar elecciones.
Dos días después de que el Grupo Arturo Cantoblanco presentara concurso de acreedores, Fernández ha confirmado en un comunicado que "cumplirá el compromiso contraído" en el Comité Ejecutivo y Junta Directiva de CEIM, que acordaron por unanimidad y mayoría, respectivamente, concederle un "voto de confianza" para llevar a cabo una "transición ordenada, convocando elecciones en el plazo más breve posible".
El presidente de CEIM ha señalado que "los acuerdos de los órganos de gobierno son para cumplirlos y sagrados". "Estoy dispuesto a llevarlos a cabo. Me comprometí a culminar la reforma de Estatutos y otros asuntos pendientes y a convocar las elecciones en el plazo necesario", ha remarcado.
El Comité Ejecutivo acordó por unanimidad de sus miembros y los asistentes a la Junta directiva por mayoría (98 votos a favor; 8 abstenciones y 4 en contra) conceder al presidente un voto de confianza para llevar a cabo las referidas tareas.
El 14 de octubre, un día antes de la reunión de la CEOE, el presidente de los empresarios madrileños se reunió con el Comité y la Ejecutiva de CEIM a quienes transmitió su intención de abandonar la presidencia de la patronal madrileña al verse visto salpicado por el caso de las tarjetas B de Caja Madrid, que usó hasta gastarse 37.000 euros, que ya ha devuelto.
A pesar de que afirmó que desconocía que no se tributaba por el uso de las tarjetas, al día siguiente Fernández puso su cargo de vicepresidente de CEOE a disposición de la patronal española.