Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Asturias alerta al Estado de que el veto ruso puede provocar un "desplome de los precios de la leche"

La Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, a través de la directora general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Tomasa Arce, ha trasladado al Ministerio de Agricultura la preocupación existente por el veto de la Federación Rusa a determinados productos agrarios de la Unión Europea, especialmente los lácteos. La consejería emplaza al ministerio a exigir a la Comisión Europea las medidas necesarias para evitar el desplome de precios en origen para el sector lácteo.
En la reunión celebrada este lunes en Madrid entre el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, las comunidades autónomas, los productores y los sindicatos, Tomasa Arce destacó el peso que tiene la producción láctea en la economía de la región, al suponer el 61,9% de la venta total de productos en la industria agroalimentaria. Para Tomasa Arce, el sector ganadero es especialmente vulnerable "por desarrollarse en zonas de montaña y tener dificultades para ser competitivos en precio, lo que le hace muy sensible a cualquier bajada".
Según Arce, si no se actúa con rapidez, en los próximos meses se producirá un desplome de precios al unirse varios factores que ya están provocando el incremento de excedentes lácteos. Por una parte, la parada de las exportaciones de leche en polvo a China, que absorbía millones de litros diarios en la UE "y que, en este momento, no tienen salida". Pero, además, "se ha incrementado alrededor del 10% la producción láctea en Europa ante la desaparición del sistema de cuotas el próximo año y por el efecto del veto ruso".
El Gobierno asturiano considera que el problema planteado en la UE ante el veto de la Federación Rusa "es político, pero deriva en un problema de mercado". Por ello, Arce ha defendido que "las soluciones tienen que ser tomadas desde la Unión Europea de una forma rápida y reclamadas con contundencia por los Estados miembros, porque los mercados no esperan".
En cuanto a la medida que se plantea la Comisión Europea, dar ayudas al almacenamiento privado de leche en polvo y mantequilla para retirar stocks, la directora de Agroalimentación la ha considerado "insuficiente". A su juicio, la Unión Europea debería de buscar salidas en otros mercados y poner en marcha la intervención de productos con los precios revisados al alza porque ahora mismo son muy bajos y no permiten mantener el precio que obtienen los ganaderos.
Por otro lado, ha considerado positivo que la Comisión Europea haya decidido que los fondos económicos destinados a sufragar las primeras medidas dirigidas a las frutas y hortalizas ante el veto ruso no sean de los fondos agrícolas sino del presupuesto de la propia Comisión. "Los agricultores no pueden pagar lo que es un problema político, que ellos no han generado", ha señalado.