Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

BBVA no prevé participar en el proceso de fusiones, aunque analizará las oportunidades que se presenten

El banco mantendrá su política de dividendo y compaginará efectivo y acciones hasta que se normalice el entorno
BBVA no tiene previsto participar en la nueva etapa de fusiones que podría producirse en el sector financiero, ya que considera que su perfil "es el adecuado", aunque no descarta analizar las "oportunidades atractivas" que pudieran presentarse dentro de su ámbito, tal y como ha hecho en el pasado.
Así lo ha avanzado el consejero delegado de la entidad, Carlos Torres, en conferencia con analistas tras la publicación de los resultados anuales del banco, donde ha explicado que el objetivo de BBVA es buscar rentabilidad. "No prevemos cambios en nuestra presencia geográfica", ha añadido.
El directivo ha recordado que la entidad ha sido "bastante activa" a este respecto en España, por lo que ya tiene la experiencia de generar rentabilidad. En los últimos años, el banco ha integrado Unnim y Catalunya Caixa.
BBVA cuenta con crecer de manera orgánica en cada uno de los países en los que opera, según Torres, quien ha apuntado que, en el caso de posibles compras, habría que estudiar como contribuirían al crecimiento del ROE (rentabilidad sobre recursos propios).
MANTENER EL DIVIDENDO
Torres ha señalado que para 2016 el banco pretende continuar con su actual política de dividendo y seguirá alternando efectivo y acciones hasta que el entorno se normalice, momento en el que entregarán la retribución al accionista exclusivamente en efectivo.
En este ejercicio, combinarán dos efectivos con dos 'scrip', en línea con lo que ya han hecho en 2015 y con el objetivo de aumentar su ratio de capital 'fully loaded' desde el 10% hasta el 11% en 2017.
El banco prevé que a lo largo de 2016 los saldos crediticios se mantengan estables, el margen de intereses crezca entre el 1% y el 2% y las comisiones en España aumenten "a doble dígito". Los costes en España, por su parte, subirán por la reestructuración de Catalunya Caixa, a lo que se destinará unos 100 millones de euros.
BBVA, que no augura un impacto significativo de las provisiones en 2016, confía en que el 'ladrillo' haya desaparecido de su balance en 2018. "La previsión es que para ese año nuestro riesgo sea inmaterial", ha manifestado Torres, quien ha afirmado que la entidad pretende continuar con el buen ritmo de ventas, que en 2015 le ha reportado 177 millones de euros de plusvalías.
La entidad que preside Francisco González también espera poder acudir a los mercados mayoristas y emitir 10.000 millones de euros, aprovechando también el mercado privado.
IMPACTO DEL GAS Y DEL PETRÓLEO
Por otra parte, BBVA no espera un impacto significativo por el cambio en los precios del gas y del petróleo. En este sentido, el director financiero de la entidad, Jaime Sáenz de Tejada, ha señalado que el riesgo total del banco en este segmento es de 50.000 millones de euros, algo más del 3% de su saldo de crédito total.
Las ponderaciones más importantes se encuentran en Estados Unidos y Máxico, países en los que la exposición al sector es de un 6%. En el resto de geografías, el porcentaje de exposición está por debajo del 2,5%.
En cuanto a las divisas, el banco ve impactos negativos para este ejercicio por Venezuela y Argentina, fundamentalmente concentrados en la primera mitad del año. Sin tener en cuenta Venezuela, el banco ha conseguido en 2015 un impacto positivo de 101 millones de euros. Contando al país latinoamericano, el impacto fue negativo en 22 millones.