Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE comparte la inquietud de los bancos por los bajos tipos, pero recalca que ayudan a pagar los créditos

Insta a limpiar los balances bancarios para impulsar la financiación hacia la economía
La jefa de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Daniéle Nouy, ha compartido la preocupación de los bancos por la presión sobre sus márgenes en un contexto de bajos tipos de interés, si bien ha enfatizado que estos niveles del precio del dinero también ayudan a las familias y a las empresas a pagar los créditos concedidos por las entidades.
En este sentido, ha recordado que algunos bancos tienen la "presión adicional" de que parte de su cartera de crédito es impagada ante las dificultades económicas. Durante su participación en el encuentro de primavera que celebra el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), Nouy ha instado a las entidades a ser "más eficientes" para combatir los bajos tipos y a aprovechar la digitalización con este propósito.
En este sentido, ha defendido que la digitalización ayudará a los bancos a reducir el ratio de coste e ingresos, al tiempo que ha abogado por continuar con la concentración de entidades en algunos países de Europa.
La jefa de supervisión del BCE, quien ha admitido el reto de lograr una armonización plena en la supervisión, también ha pedido a los bancos europeos terminar de limpiar sus balances de activos tóxicos, como por ejemplo, el ladrillo. Nouy ha recomendado esta receta con el fin de que las entidades se puedan centrar en su "trabajo" y poder financiar la economía real.
En cuanto a la competencia de las denominadas fintech, la jefa de supervisión del BCE ha puesto en valor que también existen acuerdos con los bancos y se ha proclamado "optimista" al ser mayores las oportunidades que las amenazas. "Las nuevas instituciones a supervisar siempre serán bancos, quizá muy digitales, pero bancos". ha aclarado.
En el mismo foro, el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, ha advertido sobre la importancia de adaptar la banca a la tecnología, más aún cuando existen diferencias entre generaciones y los cambios en las relaciones con estas. Al respecto, ha defendido la existencia de las oficinas para acercarse al cliente y ha agregado que el Sabadell trabaja en un cambio cultural que combina ambos modelos, como pone de manifiesto el reparto de unas 3.000 tabletas entre sus gestores.