Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE defiende el éxito de su decisión de ofrecer orientaciones sobre la evolución futura de los tipos

El Banco Central Europeo (BCE) ha defendido el éxito de su decisión de proporcionar indicaciones sobre la orientación de la política monetaria con respecto a la evolución futura de los tipos de interés, conocida como 'forward guidance', ya que ha cumplido su objetivo de aportar "mayor claridad" sobre las decisiones futuras del Consejo de Gobierno de la institución.
En su boletín mensual, el BCE asegura que la evidencia sugiere que la 'forward guidance' ha cumplido sus objetivos al aportar "mayor claridad y transparencia sobre la orientación de la política monetaria del Consejo de Gobierno con respecto a la senda futura de los tipos de interés oficiales del BCE, condicionada a las perspectivas de estabilidad de precios".
En su opinión, esta herramienta ha mejorado "sensiblemente" el control sobre los tipos de interés del mercado monetario, contribuyendo a estabilizar las condiciones de este mercado y a anclar más firmemente las expectativas sobre los tipos de interés oficiales.
"Por tanto, la 'forward guidance' ha ayudado con éxito al BCE a cumplir su mandato de mantener la estabilidad de precios en la zona del euro a medio plazo", recalca la institución presidida por Mario Draghi.
El BCE explica que aunque antes de la reciente crisis financiera mundial se habían aplicado algunas formas de 'forward guidance', su uso se ha extendido e intensificado durante esta crisis, dado que el tipo de interés oficial de los bancos centrales ha llegado o se ha aproximado al límite inferior.
En este contexto, considera que se trata de una herramienta "eficaz" para guiar más firmemente las expectativas de los mercados relativas a la evolución futura de los tipos de interés a corto plazo en torno a la orientación de la política monetaria deseada por el banco central, particularmente ante una intensificación de la volatilidad financiera.
"En un entorno en el que el riesgo de una mayor volatilidad de las condiciones financieras podría desdibujar la orientación deseada de la política monetaria, el BCE adoptó la 'forward guidance' en forma de comunicación explícita de la orientación condicional de la política monetaria del Consejo de Gobierno con respecto a la senda futura de los tipos de interés oficiales del BCE", explica.
Tras su reunión de 4 de julio de 2013, el Consejo de Gobierno del BCE anunció que esperaba "que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales o en niveles inferiores durante un período prolongado", lo que supuso un "cambio significativo" en la comunicación de su política monetaria.
El BCE ha mantenido desde entonces su política de ofrecer indicaciones sobre la orientación futura de los tipos, y el Consejo de Gobierno la "reiteró firmemente" en enero y en febrero de 2014. El 6 de marzo de 2014, este órgano reforzó su formulación indicando con mayor precisión las condiciones para una política de bajos tipos de interés.