Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE barajó rebajar más el tipo de depósitos y ampliar la cuantía y duración del programa de compras

Algunos de los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) defendieron rebajar en 20 puntos básicos el interés aplicado a su facilidad de depósito y la ampliación del volumen y la vigencia de su programa de compras en su reunión de diciembre, según revelas las actas publicadas por el BCE.
Los miembros del Consejo de Gobierno defensores de esta rebaja de 20 puntos básicos argumentaron el fortalecimiento del impacto de esta medida y recordaron que "hasta la fecha" no se habían observado efectos negativos materiales ni los márgenes del BCE ni en su estabilidad financiera.
Sin embargo, los detractores de la posibilidad de ir más allá de la rebaja en 10 puntos básicos propuesta en la reunión argumentaron que fijándola en el -0,30% se dejaba abierta la posibilidad de realizar posteriores rebajas en el futuro si fuese necesario, opción que finalmente se aprobó.
En este sentido, en la reunión se subrayó la necesidad de vigilar "de cerca" la transmisión de esta rebaja del tipo de depósito a los mercados, bancos y la economía en su conjunto, para determinar "posibles efectos adversos" en la gestión de liquidez de los bancos y su demanda a las reservas del banco central.
Respecto al programa de compras del BCE, algunos de los miembros defendieron la posibilidad de aumentar el volumen mensual de compras por encima del nivel sugerido por el miembro del Comité Ejecutivo Peter Praet, aunque finalmente se mantuvo sin cambios en 60.000 millones de euros.
En la reunión también se discutió la posibilidad de ampliar la vigencia del programa de compras por encima de los seis meses previstos, una medida que finalmente se aprobó al ampliarse su finalización prevista de septiembre de 2016 a "finales de marzo de 2017".
Sin embargo, al abordar la posible ampliación de la vigencia y el volumen de compras hubo un "amplio acuerdo" entre los miembros presentes en la reunión en la posibilidad de reajustar estas medidas en el futuro, según muestran las actas publicadas por el BCE.
Por otro lado, las actas muestran un "amplio acuerdo" entre los miembros en la inclusión de deuda local y regional dentro de los activos que pueden ser comprados por el banco central, al considerar que esta medida contribuiría a generar "condiciones de liquidez favorables y una postura de política monetaria apropiada".