Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE endurece las garantías que acepta para prestar dinero a los bancos

Foto del 26 de noviembre de 2007 que muestra las dos torres gemelas que albergan la sede del banco alemán Deutsche Bank en Fráncfort, Alemania. EFE/Archivotelecinco.es
El Banco Central Europeo (BCE) va a elevar a partir de enero de 2011 el recorte de valor ("haircut") de los activos de calidad más baja que acepta como garantías para prestar dinero a los bancos comerciales.
El BCE informó hoy en un comunicado de que esta revisión responde a la decisión del consejo de gobierno de la entidad de introducir recortes de valor ("haircuts") gradualmente para activos con una calificación más baja, tomada el pasado 8 de abril.
La entidad exigirá más garantías a los bancos para prestarles el mismo dinero cuando presenten valores de más riesgo y para ello ha incrementado el recorte de valor que aplica a estos activos, el llamado "haircut".
El banco europeo ha elevado gradualmente los recortes de valor de acuerdo con las diferencias en vencimiento, categorías de liquidez y calidad crediticia de los activos afectados.
El BCE ha publicado en su página web el nuevo calendario con los recortes de valor y la clasificación de los activos que acepta como garantía en sus operaciones de refinanciación.
Con esta medida el BCE quiere que los bancos usen menos como garantía los activos con una calificación más baja.
Los bancos comerciales se pueden refinanciar en el BCE pero para que la entidad les preste dinero, deben presentar garantías.
Antes de la crisis financiera, cuando los bancos comerciales se financiaban en el mercado interbancario sin problemas, el BCE exigía que los títulos que se presentaran como garantía tuvieran una calificación de crédito de como mínimo "A-".
Tras el estallido de la crisis financiera y para facilitar el acceso a la liquidez a los bancos, el BCE acepta activos con una calificación mínima de "BBB-".
El BCE va a seguir aceptando activos con una calificación de riesgo de "BBB-" en 2011, pero lo va a hacer con limitaciones al aplicar un "haircut" más elevado.
La entidad no ha modificado los recortes de valor de la deuda soberana con una calificación desde "AAA" hasta "A-".
Los bonos de titulización (Assets Backed Securities ABS) también mantienen un recorte severo.
El recorte más elevado es para activos de deuda de baja calidad ("inverse floaters" cuyo cupón se mueve a la inversa que los tipos a corto plazo), con una calificación desde "BBB+" hasta "BBB-" y un vencimiento de 10 años, a los que el BCE aplicará un "haircut" del 69,5 por ciento.
El recorte más bajo, del 0,5 por ciento, es para los instrumentos de deuda de gobiernos centrales e instrumentos de deuda emitidos por los bancos centrales con la mejor calificación, de "AAA" hasta "A-" y un vencimiento de hasta un año.