Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE revisará la exposición a la deuda soberana en su examen a la banca, pero suavizará sus exigencias

Las carteras de deuda soberana mantenida hasta vencimiento no se actualizarán a valor de mercado
Las pruebas de resistencia y de revisión de la calidad de los activos que realizará el Banco Central Europeo (BCE) en el cuarto trimestre de 2014 tendrán en cuenta las carteras de deuda soberana que tengan las entidades, pero no actualizarán a valor de mercado aquellas que se mantengan hasta vencimiento, suavizando así las exigencias a la banca, ya que en principio implicará que no tengan que hacer provisiones adicionales de capital por ello.
En una respuesta a las preguntas realizadas por la presidenta del Comité de Asuntos Monetarios y Económicos del Parlamento Europeo, Sharon Bowles, sobre los preparativos para el Mecanismo Único de Supervisión, el presidente del BCE, Mario Draghi, afirma que las exposiciones soberanas están dentro del alcance de las pruebas que realizará el BCE.
En este sentido, explica que esto supone la posibilidad de incluir esta clase de activos en el proceso de revisión de la calidad, aunque subraya que dada la naturaleza de estas exposiciones, el riesgo de hallazgos adversos en esta parte del análisis es "relativamente bajo".
"Las exposiciones a la deuda soberana, tanto la mantenida hasta su vencimiento como la disponible para su venta, serán incluidas en los tests de estrés, aunque no está previsto que las carteras de deuda soberana mantenida hasta vencimiento se ajusten a valor de mercado", agrega.
En este sentido, el presidente del BCE remarcó que se conocerán más detalles sobre las pruebas de revisión a la banca a finales del mes de enero o a principios de febrero.
Por otro lado, admite que dado el elevado grado de interés en esta evaluación, la demanda de información es "significativa" y existe un riesgo "nada despreciable" de filtraciones durante el proceso, dada la cantidad de pruebas y de entidades implicadas.
Por ello, el BCE llevará a cabo procedimientos "muy cautos" de gestión de la información durante todo el proceso para mitigar los riesgos de estas filtraciones. "Se aplicarán unas normas de confidencialidad minuciosas en la evaluación con el fin de garantizar qué los resultados no se filtren", asegura.