Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE invirtió 1.900 millones de euros en bonos corporativos durante la primera semana completa del CSPP

Al ritmo actual, el programa de compra de bonos de empresas superaría los 7.600 millones de euros mensuales
EL Banco Central Europeo (BCE) adquirió 1.900 millones de deuda corporativa durante la primera semana completa de funcionamiento del programa CSPP, que comenzó su andadura el pasado 8 de junio y que ya acumula compras por valor de 2.248 millones de euros, según ha informado la entidad.
Según los datos facilitados por el banco central, entre el 13 de junio y el 17 de junio se invirtieron un total 1.900 millones de euros bajo el paraguas del programa de compra de bonos corporativos, lo que refleja la actividad compradora del BCE durante la primera semana completa de funcionamiento del CSPP, en la que adquirió una media de 380 millones de euros en bonos de empresas al día.
De mantener este ritmo de compras, el volumen del programa de compra de activos corporativos alcanzaría un volumen aproximado de más de 7.600 millones de euros mensuales, por encima de las estimaciones del mercado, que apostaba por una horquilla de entre 3.000 y 5.000 millones de euros al mes.
Las compras del programa CSPP son realizadas en representación del Eurosistema a través de los bancos centrales de España, Italia, Francia, Alemania, Bélgica y Finlandia siempre que los bonos adquiridos cuenten con una calificación crediticia dentro del grado de inversión; es decir, al menos una nota 'BBB-' o superior, estén denominados en euros y formen parte de una entidad europea.
Según las condiciones del programa, estas entidades podrán adquirir un máximo del 70% de cada emisión. Los títulos se podrán adquirir tanto en el mercado primario, si no pertenecen a empresas públicas, como en el secundario, en el que si se podrán comprar activos procedentes de entidades participadas por los Estados de la zona euro.
Los bancos centrales podrán comprar deuda de empresas cuyo vencimiento oscile entre un mínimo de seis meses y un máximo de menos de 31 años.
Una de las claves fundamentales del nuevo programa de compra del BCE es la que impide la adquisición de bonos emitidos por entidades bancarias, así como de sus filiales o de entidades equiparables a bancos.
Asimismo, las condiciones de elegibilidad del BCE dejan fuera de este programa la deuda emitida por entidades como el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) o la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), aunque sí permiten la compra de deuda emitida por aseguradoras que no sean entidades de crédito o tengan como matriz una institución de crédito.
La entidad presidida por Mario Draghi precisó que desde el próximo 18 de julio hará pública la lista individual de bonos adquiridos semanalmente, aunque no proporcionará información sobre las cantidades en cartera de cada instrumento de deuda.
Por otro lado, durante la última semana el BCE habría comprado bonos del sector público por importe de 16.917.733 millones de euros, mientras que la deuda titulizada adquirida en la última semana fue de 267 millones y las cédulas sumaron 1.219 millones.