Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE pide "paciencia" porque la inflación necesita "más tiempo"

La suma del subempleo y desempleo duplicaría la tasa de paro oficial, frenando la subida de los salarios
El Banco Central Europeo (BCE) considera que el éxito de sus políticas ha contribuido a una recuperación cada vez más sólida, cuyas perspectivas son brillantes, aunque ha subrayado que su misión aún no ha terminado y ha reclamado "paciencia", porque la convergencia de la inflación en la zona euro requiere de más tiempo para reflejarse de manera convincente en los datos.
"Nuestra misión aún no ha terminado. Necesitamos paciencia y persistencia", declaró el economista jefe del BCE, Peter Praet, durante su intervención en un acto celebrado en París, donde expresó la necesidad de "ser pacientes, porque la convergencia de la inflación necesita más tiempo para mostrarse de manera convincente en los datos".
El entorno económico de la zona del euro está mejorando, y los riesgos de cola para las expectativas de inflación prácticamente han desaparecido, reforzando nuestra confianza en que la inflación se moverá gradualmente hacia el objetivo de estabilidad a medio plazo, algo por debajo del 2%.
"A medida que las perspectivas económicas son más brillantes, las expectativas de mayores rentabilidades de las inversiones harán más atractivas las condiciones de préstamo, lo que, como planeamos, reforzará la acomodación (de la política monetaria) y hará que la convergencia de la inflación desarrolle unos cimientos sólidos", dijo Praet.
Sin embargo, el economista jefe del BCE ha reiterado la importancia de la debilidad de los salarios en la evolución de la inflación en la zona euro, donde además de las causas vinculadas a la productividad y a la demora existente entre mercado laboral y economía, también hay que tener en cuenta el impacto del subempleo y que el proceso de negociación salarial en algunos países se hace "mirando hacia atrás", reflejando los mecanismos formales e informales de indexación.
En este sentido, Praet recordó que al sumar al número de parados en la zona euro aquellos trabajadores subempleados, con contratos parciales que quisieran trabajar más horas, la tasa alcanzaría el 18% de la población activa, cuando la tasa de paro de la eurozona se sitúa en el 9,3%.
Según un estudio publicado el pasado mes de mayo por el BCE, el paro de la eurozona sería prácticamente el doble que la tasa oficial si se utilizase una definición más amplia de desempleo y teniendo en cuenta a las personas en situación de subempleo.
El informe explicaba que al combinar las estimaciones de desempleo y subempleo con una definición más amplia de paro, el excedente de oferta del mercado laboral afectaría a alrededor del 18% de la población activa ampliada, incluyendo a desempleados y subempleados, así como aquellos parados que no buscan trabajo y los que lo están buscando, pero no están disponibles.
No obstante, los autores del estudio advertían de que estas variables ampliadas pueden sobreestimar en cierta medida el alcance del excedente laboral, por lo que al ajustar los resultados este exceso se situaría en torno al 15% en el último trimestre de 2016.