Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BCE comprará titulizaciones con rating inferior a 'BBB-' para incluir a Grecia y Chipre

El programa de compra de valores respaldados por activos (ABS) que llevará a cabo el Banco Central Europeo (BCE) desde mediados de octubre incluirá también los títulos emitidos en países cuya calificación es inferior al umbral mínimo de 'BBB-', permitiendo así adquirir activos griegos y chipriotas, aunque en estos casos se aplicarán una serie de condiciones, incluyendo que el país se encuentre bajo un programa de asistencia activo, anunció el presidente de la entidad, Mario Draghi.
En su habitual rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, que decidió mantener los tipos de interés en el mínimo histórico del 0,05%, el banquero italiano apuntó que el principal objetivo de este programa es lograr el mayor alcance posible, por lo que se aceptaría a países cuyos ABS cuenten con una nota inferior a 'BBB-'.
"El BCE quiere que el programa sea lo más inclusivo posible y se incluirá a países con ABS calificados por debajo de BBB-", dijo Draghi, quien subrayó que en estos casos se aplicará una serie de salvedades para mitigar el riesgo de las compras y que el riesgo soportado sea equivalente al de las compras procedentes de otros lugares.
En este sentido, el presidente del BCE señaló la necesidad de que estos países cuenten con un programa de asistencia activo .
No obstante, el banquero italiano declinó ofrecer un cálculo aproximado sobre el volumen de las compras que llevará a cabo la institución, limitándose a señalar que el conjunto de medidas de la institución tendrá "un impacto significativo" en el balance del banco central.
En este sentido, Draghi apuntó que el "universo potencial de compras de titulizaciones y cédulas es de un billón de euros, pero eso no significa que vayamos a comprarlas todas".