Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 220 clientes de BPA presentan una demanda para recuperar 366 millones que perdieron en la intervención

Más de 220 clientes de Banco Privado de Andorra (BPA) han presentado una demanda para recuperar 366 millones de euros que perdieron en la intervención de la entidad, hace ahora un año, y reclamar la responsabilidad de la Administración andorrana en el proceso, ya que entienden que actuó "de forma precipitada y dando palos de ciego".
Así lo ha anunciado en rueda de prensa el presidente del bufete Cremades & Calvo Sotelo, Javier Cremades, quien ha recordado que también se cumple el primer aniversario de la intervención de Banco Madrid, actualmente en concurso de acreedores.
Según han explicado las abogadas que defienden a los clientes de BPA, la entidad cumplía con todos los requisitos legales, tanto andorranos como europeos, antes de que la FinCen, agencia dependiente del departamento del Tesoro estadounidense, lanzara una alarma sobre ella por posible blanqueo de capitales, lo que provocó la intervención. En aquel momento, BPA tenía 29.000 clientes.
"La nota del 15 de marzo de 2015 de la FinCen nunca tenía que haber llegado", ha señalado la abogada Anna Soler, quien insiste en que hay muchas soluciones previas a la intervención de un banco.
La letrada ha recordado que la FinCen retiró a finales de febrero la investigación y el aviso que emitió sobre presunto blanqueo de capitales en BPA. "La nota no se hubiera retirado si el blanqueo fuera generalizado", ha dicho.
ACTUACIÓN PRECIPITADA
Los abogados señalan que la intervención de la entidad se produjo "de forma precipitada y dando palos de ciego", razón por la que reclaman la responsabilidad de la Administración andorrana. Insisten, además, en que en aquel momento en Andorra no existía una Ley de intervención, por lo que tuvo que desarrollarse para la ocasión y dictarse un decreto para el bloqueo de las cuentas.
La intervención de BPA llevó aparejada la de Banco Madrid, actualmente en concurso de liquidación y a la espera de pagar a los acreedores. "Va a ser un proceso largo", afirma Cremades, quien ha apuntado que actualmente se sigue una investigación por blanqueo de capitales en la Audiencia Nacional cuyo juicio no se espera para antes de 2017.
Uno de los afectados por la intervención de Banco Madrid, Fernando González de Castejón, ha indicado que la entidad no era "un banco de forrados", sino una entidad que pasó los test de estrés "con matrícula de honor", "discreta y que no daba problemas".
Esta demanda de los clientes se suma a las medidas tomadas por los accionistas mayoritarios, Higini y Ramón Cierco, que han llegado a demandar al FinCen y al Departamento del Tesoro estadounidense por la alarma lanzada sobre la entidad.