Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco Central chileno baja 250 puntos la base de la tasa de interés, hasta un 2,25% anual

El Banco Central chileno decidió hoy reducir en 250 puntos básicos la tasa de política monetaria (TPM), que quedó fijada en 2,25 por ciento anual, decisión que se fundamenta en la perspectiva de una caída significativa de la inflación.
La medida del ente emisor, que en febrero ya ordenó una disminución de 250 puntos básicos hasta el 4,75 por ciento, aproxima la tasa de interés "a un nivel coherente con el entorno macroeconómico actual y sus riesgos".
El banco central avanza, además, que podrían ser necesarias reducciones adicionales de la TPM, aunque de magnitud y frecuencia comparables a patrones históricos, con el fin de lograr que la inflación se ubique en el 3%, por debajo del 5,5% interanual que registró en febrero.
La tasa de interés de política monetaria o interbancaria es uno de los instrumentos que utiliza el instituto emisor para mantener controlada la inflación, que el mes pasado cayó por cuarto mes consecutivo al descender un 0,4%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Esta acusada caída de las tasas figuraba, sin embargo, entre las previsiones de los analistas; el Grupo de Política Monetaria, conformado por cinco economistas, había recomendado incluso una reducción de 300 puntos básicos para fijar la tasa en el 1,75%.
En su reunión mensual de política monetaria celebrada hoy, el instituto emisor estimó que el conjunto de indicadores mostró en febrero reducidas presiones inflacionarias, en tanto que "la dinámica salarial sigue ajustada a patrones históricos".
Según el banco, en el ámbito externo, los datos indican que las perspectivas de crecimiento global para este año se han ido deteriorando, mientras que persiste la incertidumbre respecto al plazo en que se resolverán los problemas financieros globales.
En el plano interno, la información de la actividad del primer trimestre muestra tasas de variación interanual negativas, ya que la actividad económica de Chile cayó un 1,4% en enero pasado, mes en el que la producción industrial se desplomó un 8,9%.
En tanto, el desempleo ha aumentado hasta el 8% en el trimestre noviembre 2008 - enero 2009 y las condiciones crediticias se mantienen estrechas, pero comienzan a reflejar el impacto del mayor estímulo financiero, según el Banco Central.
El economista Sebastián Mathews, de la Universidad Andrés Bello de Santiago, explicó que la decisión de los bancos comerciales de traspasar esta rebaja en el precio del dinero a los consumidores y empresas dependerá del riesgo crediticio que estos presenten.
En declaraciones a la Televisión Nacional de Chile (TVN), Mathews resaltó que los analistas esperan un nuevo paquete de ayudas del Gobierno destinado a las pequeñas y medianas empresas, que generan el 80% de los puestos de trabajo del país.