Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Banco de Japón mantiene sus medidas de estímulo y alerta de la debilidad de las exportaciones

El consejo de política monetaria del Banco de Japón ha decidido "por unanimidad" mantener intactas sus políticas de estímulo de cara a lograr su objetivo de elevar la inflación al 2% en su última reunión, tras la que ha alertado de la debilidad mostrada por las exportaciones en una economía que se recupera "moderadamente".
De este modo, la institución presidida por Haruhiko Kuroda continuará comprando bonos del Tesoro y otros valores con el objetivo de incrementar la base monetaria a un ritmo anual de entre 60 y 70 billones de yenes (entre 440.139 y 513.478 millones de euros), ya que, en su opinión, la flexibilización cualitativa y cuantitativa (QQE) "ha estado ejerciendo los efectos deseados".
"El banco continuará con las medidas de alivio monetario cuantitativo y cualitativo, dirigida a lograr el objetivo de estabilidad de precios del 2%, tanto tiempo como sea necesario para mantenerlo de forma estable. Examinará tanta los riesgos al alza como a la baja para la actividad económica y los precios y hará los ajustes apropiados", asegura.
Respecto a su análisis macroeconómico, destaca que la economía japonesa ha seguido recuperándose "moderadamente", aunque se mantiene el descenso de la demanda por la reciente subida del IVA, y subraya que las exportaciones han mostrado "cierta debilidad".
En este sentido, señala que la economía mundial prosigue con su recuperación, principalmente los países avanzados, aunque con un comportamiento que, en parte, sigue siendo aún "mediocre".
Respecto a los riesgos para la perspectiva económica, la institución menciona la evolución de las economías emergentes y exportadoras de materias primas, la crisis de deuda en Europa y el ritmo de recuperación de la economía estadounidense.
En este contexto, el Banco de Japón espera que la economía nipona continúe con su "moderada tendencia a la recuperación" y que los efectos negativos que han tenido en la demanda las dos recientes subidas de impuestos al consumo vayan desapareciendo gradualmente.