Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Báñez asegura que el Gobierno congeló el SMI en 2014 "por el bien de todos"

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha explicado este miércoles que el Gobierno ha decidido congelar en 2014 el salario mínimo interprofesional (SMI) "por el bien de todos", ya que la moderación salarial ha permitido mejorar la competitividad de España y mantener puestos de trabajo.
Así se ha expresado en respuesta al diputado socialista, Jesús Caldera, durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso de los Diputados, en el que éste le ha acusado de adoptar esta medida para favorecer a los ciudadanos con mayores rentas.
Báñez ha explicado que el Gobierno sólo ha aplicado "con responsabilidad" el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, en el que se determina que las actualizaciones del SMI deben realizarse atendiendo al IPC de cada años, a la productividad media nacional, a la participación del trabajo en el PIB y a la situación económica.
"El Gobierno ha analizado de forma responsable estos elementos y ha decidido congelar el SMI por el bien de todos", ha añadido, para apostillar que esta decisión está en línea, también con la apuesta por la moderación salarial contenida en el II Acuerdo Interconfederal para el Empleo y la Negociación Colectiva firmado por patronal y sindicatos y vigente durante este año.
Además, la titular de Empleo ha asegurado que sólo 124.500 de los casi 16.000 millones de trabajadores españoles cobran actualmente el SMI. "Es un cifra relevante, pero son 124.500 personas", ha puntualizado.
ACUSA DE "FALSO PROGRESISMO" A CALDERA.
Por otro lado, Báñez ha acusado a Caldera de "falso progresismo", por criticar la congelación del SMI, cuando en 2004, siendo ministro de Trabajo, desvinculó de este índice las prestaciones y subsidios por desempleo, la Renta Activa de Inserción y el subsidio agrario, para referenciar estas ayudas a un nuevo Indicador de Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), de menor cuantía que el salario mínimo. "Se inventó el Iprem para dar menos a los más desfavorecidos", ha añadido la titular de Empleo.
Más aún, le ha afeado que el Iprem subiera un 16% entre 2004 y 2011, durante los Gobiernos socialistas de José Luis Rodríguez Zapatero, la mitad que el SMI, que se incrementó un 39%. "Esa es su falsa política social", ha insistido.
En su turno, Caldera ha advertido de que esta congelación tendrá consecuencias "debastadoras" para muchas familias, ahondará en las desigualdades sociales y dará más poder de influencia a aquellos con rentas más altas, al tiempo que tendrá efectos negativos sobre el consumo y, por tanto, sobre la recuperación de la economía.
Además, el diputado socialista ha echado en cara a la ministra de Empleo que obligue desde enero a cotizar a la Seguridad Social por conceptos salariales en especie, en lugar de subir el SMI, para incrementar los ingresos del sistema.