Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barclays pierde 1.353 millones hasta junio, lastrado por la venta de su filial africana

Barclays registró pérdidas de 1.211 millones de libras esterlinas (1.353 millones de euros) en el primer semestre del año, cifra que contrasta con el beneficio neto del mismo periodo de 2016, cuando la entidad ganó 1.110 millones de libras (1.240 millones de euros), en gran parte por el impacto negativo de la reducción de su participación en Barclays Africa Group Limited (BAGL) y la asunción de cargas por la mala comercialización de seguros de protección de pagos.
Los resultados semestrales de Barclays incluyen un impacto negativo de 1.090 millones de libras (1.218 millones de euros) por la amortización del holding de Barclays en BAGL y una pérdida de 1.435 millones de libras (1.603 millones de euros) por la venta del 33,7% del capital de BAGL.
Asimismo, la entidad británica asumió un cargo adicional de 700 millones de libras (782 millones de euros) en el segundo trimestre como consecuencia del mayor flujo de reclamaciones relacionadas con la comercialización indebida de seguros de protección de pagos (PPI).
De este modo, el resultado antes de impuestos de Barclays en el primer semestre mejoró un 13% respecto al mismo periodo de 2016, hasta un total de 2.341 millones de libras esterlinas (2.616 millones de euros).
Por su pare, los ingresos de Barclays entre enero y junio sumaron un total de 10.881 millones de libras esterlinas (12.138 millones de euros), una cifra un 1,2% inferior a la del mismo periodo de 2016.
"El segundo trimestre vio cómo completamos dos importantes partes de nuestra estrategia, en ambos casos antes de lo previsto", declaró James E Staley, consejero delegado de Barclays, en referencia a la reducción de su participación en BAGL y la reestructuración de su negocio no estratégico.
"Nuestro negocio se ha simplificado radicalmente, la reestructuración es completa, nuestra ratio de capital está dentro del rango objetivo", afirmó Staley, añadiendo que la entidad podrá a partir de ahora centrarse "en lo que más importa a los accionistas: mejorar la rentabilidad del grupo".
De este modo, la entidad británica ha establecido un nuevo objetivo de rentabilidad superior al 10%.
A 30 de junio, la ratio de capital básico CET1 de Barclays se situó en el 13,1%, frente al 12,4% del pasado mes de diciembre, gracias en gran medida a la reducción en 38.200 millones de libras (42.712 millones de euros) de sus activos ponderados de riesgo, hasta 327.400 millones de libras (366.021 millones de euros).