Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Benjumea abre la puerta a desbloquear la situación en Abengoa al aceptar diluir su participación al 5%

El principal accionista de Abengoa, Felipe Benjumea, ha abierto la puerta a desbloquear la situación en que se encontraban las negociaciones entre la compañía y sus acreedores al aceptar diluir la participación de Inversión Corporativa en la futura Nueva Abengoa hasta un 5%, según indicaron a Europa Press en fuentes de la negociación.
A pesar de que "todavía no hay nada firmado", estas fuentes precisaron que los pasos dados por la compañía señalan que Inversión Corporativa, el accionista mayoritario del grupo actualmente con una participación del 51% y que está participada principalmente por la familia Benjumea, ha cedido a las exigencias de los acreedores de diluir esta participación en un 90% tras la reestructuración.
Las peticiones de Benjumea de contar con una participación del 12,5% en la Nueva Abengoa, que podría posteriormente verse incrementada hasta el 30% si se cumplía la 'hoja de ruta' establecida en el plan de viabilidad, eran consideradas "inasumibles" por los acreedores, indicaron las mismas fuentes.
Así, la salida de Benjumea, que el pasado martes vio cómo su contrato de prestación de servicios era revocado, el mismo día en que se produjo la destitución de José Domínguez Abascal como presidente, y la aceptación de esta dilución de la participación de Inversión Corporativa ayudan a desbloquear la situación.
Abengoa, que se acogió al preconcurso de acreedores el pasado mes de noviembre, tiene hasta el próximo 28 de marzo para esquivar la quiebra. Estas condiciones de Benjumea habían bloqueado las negociaciones entre la compañía y los acreedores para alcanzar un acuerdo de reestructuración.
PAGO NÓMINAS.
Dentro de estos avances, el grupo de ingeniería y energías renovables anunció ya ayer a su plantilla que iniciaba el proceso de pago de las nóminas de febrero tras "resolver la liquidez necesaria para completar" los desembolsos que quedaban pendientes.
Esta liquidez para afrontar el pago de las nóminas procederá de una línea de los bonistas, sobre la que actualmente se están negociando las garantías que se concederán a cambio, señalaron fuentes de la negociación a Europa Press.
Además, la próxima semana se debería avanzar también en los otros dos frentes que tiene abiertos el grupo: el plan de viabilidad global en el que está trabajando KPMG y que, posteriormente, deberá discutirse por todas las partes en busca de un consenso antes de esa fecha límite del 28 de marzo, y la línea de liquidez inmediata de 165 millones de euros que necesita para cubrir sus necesidades durante el periodo del preconcurso.
LA NUEVA ABENGOA.
A mediados del pasado mes de febrero, Abengoa presentó su plan de viabilidad, según el cual considera que la Nueva Abengoa operativa valdría aproximadamente siete veces más que si la compañía es finalmente liquidada.
En concreto, el plan de viabilidad del grupo de ingeniería y energías renovables estima que la Nueva Abengoa tendría un valor neto estimado de unos 5.395 millones de euros.
La compañía cifra unas necesidades de liquidez de 826 millones de euros para este año y de 304 millones de euros para 2017. Asimismo, cifra unas necesidades de 'garantías técnicas' para poder iniciar pedidos por unos 525 millones de euros.
Abengoa registró unas pérdidas de 1.213 millones de euros en el ejercicio 2015, tras realizar saneamientos por casi 900 millones de euros.