Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Berlusconi adelanta a este viernes la reunión de su gabinete para afrontar la crisis

Berlusconi y su ministro de Economía, Giulio Tremonti, durante un encuentro entre el gobierno y los agentes sociales en el Palacio Chigi en Roma. Foto: AP.telecinco.es
El primer ministro, Silvio Berlusconi ha adelantado la reunión del Consejo de Ministros, que estaba prevista para la próxima semana y que finalmente se celebrará este viernes a las 19.00 horas para debatir las medidas anticrisis y dar vía libre así a un decreto la próxima semana.
Según informa el diario 'Corriere della Sera', dicho decreto será examinado este viernes debido a la aceleración impuesta por las turbulencias de los mercados y por la presión del presidente de la República, Giorgio Napolitano.

Entre las medidas que se barajan se encuentra establecer un impuesto "de solidaridad" sobre los patrimonios más altos y reducir los costes de la política, así como incluir en la Constitución el equilibrio presupuestario y un límite de deuda.

En concreto, recortará la financiación a los gobiernos locales y regionales en 6.000 millones de euros en 2012 y en 3.500 millones de euros en 2013, mientras que los presupuestos de los ministerios se reducirán en 6.000 millones el próximo año y en 2.500 millones en 2013.
El Gobierno obtendrá los 8.000 millones de euros restantes para cumplir su objetivo con medidas que entrarán en vigor en 2012 como una subida del IVA, un "impuesto solidario" a las rentas más altas y un incremento de la edad de jubilación, explicó a los medios el gobernador de la región de Lombardía, Roberto Formigoni.
Estas medidas han sido ampliamente criticadas por los dirigentes regionales, quienes afirman que los servicios locales de transporte, sanidad o servicios sociales han sido las principales víctimas durante años de las medidas de austeridad impuestas desde Roma.