Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bodegas Torres se centra en la calidad y aparca su expansión internacional

Reinvierte el 95% de sus beneficios en la compañía
El director general de Bodegas Torres, Miquel Torres Maczassek, ha explicado este jueves que el grupo no prevé desembarcar en nuevos países, sino centrarse en aumentar la calidad de sus vinos.
"No tenemos intención de ir a otros países del mundo para hacer vino porque estamos muy involucrados en la producción y llega un momento en que no es necesario crecer en volumen, sino en calidad", ha dicho Maczassek en un desayuno informativo de PWC bajo el título 'La internacionalización de Bodegas Torres: construyendo marca en 150 países'.
El grupo, que está presente en 150 países --las exportaciones suponen el 74% de las ventas--, posee 2.432 hectáreas de viñedos, de los cuales 2.000 están en España, 400 en Chile y 32 en California, y cuenta con una plantilla de más de 1.400 personas.
Maczassek, que es miembro de la quinta generación de Bodegas Torres, ha destacado la importancia de seguir innovando: "Tenemos que hacer mejor lo que hacemos ahora y con precios más altos, siempre".
Como caso de éxito de internacionalización ha destacado China, un mercado que aporta unas ventas de 35 millones de euros y donde representa a 55 marcas, cuenta con ocho oficinas, 35 puntos de venta, 5.000 clientes, dos restaurantes exclusivos en Shangai y una plantilla de 300 personas: "Nos hemos convertido en la segunda importadora más importante de vino de China".
En el extremo opuesto, ha destacado India, un país en el que Bodegas Torres empezó a operar en 1974, pero del que el grupo familiar se desencantó por su excesiva burocracia, el proteccionismo, la presión fiscal y los continuos cambios en la regulación.
CAVA
Bodegas Torres también pone el acento en la calidad y no en el volumen en la producción de su primer cava, del que prevé lanzar 24.000 botellas.
"Queremos un producto para competir con el champán y con los mejores espumosos del mundo. Una pequeña producción enfocada a la calidad", ha agregado.
263 MILLONES DE FACTURACIÓN
Bodegas Torres cerró el ejercicio 2015 con un volumen de negocio de 263 millones de euros, un 9,7% más, una mejora influenciada por un cambio de divisas favorable, que no repercutió significativamente en el resultado del ejercicio por los seguros de cambio euro/dólar tomados a finales del 2014, y por la buena marcha de las filiales de China, Chile y Suecia.
"Continuamos creciendo y lo hacemos con buenas perspectivas de cara al futuro", ha dicho, y ha añadido que el brandy es uno de sus productos más importantes y con el que compiten con grandes multinacionales.
INVERSIONES
Este grupo familiar reinvierte el 95% de sus beneficios en la compañía para dejar "una mejor empresa" a las generaciones futuras, y dedica un millón de euros a investigación y desarrollo.
En 2015, Bodegas Torres invirtió 16 millones de euros y, del total, destacan proyectos como la compra de 14 hectáreas de viñedo de Ribera del Duero para elaborar un vino de alta gama; la fase final de las obras de adecuación de la bodega de Santa Maria d'Agulladolç --destinada a la crianza de cava--, y la construcción de una bodega de microvinificaciones en Pacs para la investigación.