Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Bolsa española cierra con una subida del 1 %









El daño causado a la Bolsa española por las dudas que los problemas de Grecia han dispersado sobre los países de la cuenca mediterránea, así como el aumento del diferencial entre el bono alemán y el español y el incremento en los seguros contra la suspensión de pago de deuda o CDS (Credit Default Swaps) debería dejar paso, a medio plazo, a una sólida recuperación bursátil.
La minicrisis vivida la semana pasada en la Bolsa española, durante la que su principal indicador perdió el 7,71 por ciento, respondió más al pánico de los inversores que a un peligro real de falta de solvencia del Estado, tal y como explica Pedro del Pozo, analista de Fortis BNP Paribas.
Tanto a nivel global como en la zona del euro hay, más que "brotes verdes", mejoras objetivas, y en el caso de España el analista pone como ejemplo las saneadas cuentas de algunas de las grandes empresas cotizadas. 
Desde el departamento de análisis de Bankinter explican que el riesgo de que alguna de las economías del sur de Europa caiga en quiebra técnica es altamente improbable, aunque "no absolutamente descartable".
La receta de Bankinter, que parecen haber seguido al pie de la letra los inversores, consiste en reducir exposición a activos de bolsa.
Desde Barclays Capital indican que, si bien parece evidente que la situación española no es tan mala como la griega, el eventual rescate que podría abordar la Unión Europea tendría como efecto debilitar al conjunto de la zona del euro.
El analista de Fortis BNP Paribas recuerda que este riesgo afecta sobre todo a las grandes corporaciones, como Santander, Telefónica o BBVA, que además son las que, dada su enorme capitalización bursátil, marcan la evolución del principal indicador de la Bolsa española, el Ibex-35.
La Bolsa paga la  crisis griega
No está en juego la solvencia de España sino más bien su credibilidad, explica del Pozo, aunque desde Bankinter matizan que los inversores están esperando medidas decididas por parte del Gobierno español.