Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pedirá información a España sobre proyecto de línea de alta tensión Peñalba-Isona, en Huesca y Lleida

La Comisión Europea solicitará de nuevo a España información sobre el proyecto de línea de alta tensión entre Peñalba-Isona, en las provincias de Huesca y Lleida, para comprobar que ha respetado la normativa que somete este tipo de proyectos a una evaluación de impacto previa después de que las autoridades españolas se hubieran comprometido en 2010 a realizar un proyecto que no invadiera espacios protegidos de la Red Natura 2000.
El comisario de Medio Ambiente, Janez Potocnik, ha explicado en respuesta a una pregunta parlamentaria del eurodiputado de CiU Ramón Tremosa que "la Comisión ha solicitado recientemente las observaciones de las autoridades españolas" en el marco de su investigación abierta.
"Si fuese necesario adoptará las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de la legislación de la UE" que regula la necesidad de realizar la evaluación de impacto medioambiental de este tipo de proyectos y las normas que protegen las aves silvestres y la conservación del hábitat natural, ha avisado el Ejecutivo comunitario, que solicitó a España información sobre el proyecto hace cinco meses.
Tremosa pide al Ejecutivo comunitario que confirme si el proyecto de la línea aérea de transporte de energía eléctrica de doble circuito a 400 KV Peñalba-Arnero-Isona infringe o no la normativa medioambiental comunitaria porque entiende que el proyecto "supone la reedición de la línea Aragón-Cazaril, que fue objeto de dos sentencias contrarias del Tribunal Supremo del Estado español" y motivó una investigación de la Comisión, en noviembre de 2010.
Las autoridades españolas se comprometieron en 2010 a "desarrollar un nuevo proyecto que no afectara a la Red Natura 2000" y respetara la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestre para poner fin a la investigación abierta por Bruselas sobre el proyecto de línea de alta tensión Graus-Isona-Sallente.
Tremosa entiende que el proyecto afecta "a especies de fauna y flora protegidas" que son "de interés prioritario" y considera que al no tratarse de un proyecto de "interés público de primer orden" no está eximido de un estudio de impacto medioambiental previo e insiste en que el Ejecutivo comunitario aclare si el Gobierno "ha incumplido el acuerdo" de realizar un proyecto sin impacto negativo para espacios protegidos.
El eurodiputado considera además que el proyecto "podría vulnerar la normativa de desarrollo sostenible" porque las fuentes de riqueza de las comarcas del Pallars Jussà y Ribagorza --básicamente los sectores ganador, agrícola y turismo rural-- "se verán extremadamente afectadas por el impacto que supondrá la implantación de la línea eléctrica" en el paisaje de la zona, que además es referente de la arquitectura románico-gótica.
Las comarcas afectadas además, ha recordado el eurodiputado, han manifestado su "oposición mayoritaria" al proyecto con más de 3.000 denuncias de entidades locales, particulares y asociaciones por entender que se trata de un proyecto "innecesario, injustificado, y, sobre todo, por los graves daños que puede comportar para la zona".